Salud

Errores y aciertos de la aplicación de cuarentenas en 9 países de Europa y Asia

Irán sobrepasa la cifra diaria de 200 muertos por primera vez en casi 2 meses – EFE/EPA/ABEDIN TAHERKENAREH (ABEDIN TAHERKENAREH/)

A casi 10 meses de la aparición del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 que genera la enfermedad COVID-19, declarada como pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en marzo, el mundo transitó distintas etapas para sobrellevarlo.

Así, muchos países han debido implementar restricciones al movimiento de la población para frenar la propagación del coronavirus y evitar que los sistemas de salud se vean colapsados, aunque en muchos casos sucedió. Algunos países han instituido cierres totales o parciales.

Más de 185 países han implementado restricciones de circulación y hasta aislamientos por el surgimiento del COVID-19 - REUTERS/Yves Herman
Más de 185 países han implementado restricciones de circulación y hasta aislamientos por el surgimiento del COVID-19 – REUTERS/Yves Herman (YVES HERMAN/)

“Sin embargo, los bloqueos y otras restricciones extremas no se pueden mantener a largo plazo con la esperanza de que haya una vacuna o tratamiento eficaz para COVID-19. Los gobiernos de todo el mundo ahora enfrentan el desafío común de aliviar los bloqueos y las restricciones al mismo tiempo que equilibran diversas preocupaciones de salud, sociales y económicas.

Para facilitar el aprendizaje entre países, este documento de política de salud utiliza un marco adaptado para examinar los enfoques adoptados por nueve países y regiones de altos ingresos que han comenzado a aliviar las restricciones de COVID-19: cinco en la región de Asia Pacífico (Hong Kong como región administrativa, Japón, Nueva Zelanda, Singapur y Corea del Sur) y cuatro en Europa (Alemania, Noruega, España y el Reino Unido). Este análisis comparativo presenta importantes lecciones que aprender de las experiencias de estos países y regiones”, explica un reciente estudio científico publicado en la prestigiosa revista médica The Lancet.

The Lancet
Esquema de cuarentenas totales aplicadas en 9 países – The Lancet

El informe aclara que “aunque en la actualidad se desconoce el futuro del virus, los países deben seguir compartiendo sus experiencias, proteger a las poblaciones en riesgo y reprimir la transmisión para salvar vidas. Al menos 186 países han implementado diversos grados de restricciones al movimiento de la población para frenar la propagación. Aunque tales medidas podrían haber salvado vidas, han tenido un alto costo socioeconómico. Las proyecciones del Banco Mundial apuntan a la recesión global más profunda desde la Segunda Guerra Mundial, con millones de personas cayendo en el desempleo y la pobreza”.

“Al revisar las experiencias internacionales, nos ha preocupado la aparente ausencia de estrategias claras y coherentes para salir de las restricciones. Hemos identificado cinco requisitos previos para aliviar los bloqueos y restricciones de COVID-19: conocimiento del estado de la infección, participación de la comunidad, capacidad adecuada de salud pública, capacidad adecuada del sistema de salud y controles fronterizos. Describimos cómo cada uno de estos nueve países y territorios ha abordado estos problemas. Aunque podría no ser posible o beneficioso reproducir exactamente las mismas medidas en diferentes países debido a los diferentes contextos socioeconómicos, los países pueden considerar alternativas de políticas y soluciones novedosas desarrolladas por otros países y calibrarlas de acuerdo con sus circunstancias y recursos nacionales”, añaden los científicos en el informe.

Casos de imposición de restricciones

La pandemia obligó a modificar hábitos en todo el mundo - REUTERS/Ciro De Luca
La pandemia obligó a modificar hábitos en todo el mundo – REUTERS/Ciro De Luca (CIRO DE LUCA/)

El momento de la imposición y flexibilización de las restricciones en cada país ha variado al igual que las respuestas nacionales. Idealmente, los países basarán sus decisiones sobre la reducción de las restricciones en alguna combinación de la epidemiología de las infecciones y las consecuencias sociales y económicas de las restricciones. Cualquiera que sea la combinación que se elija, los gobiernos deben ser explícitos sobre sus objetivos y transparentes en su toma de decisiones, y las medidas tomadas deben ser parte de una estrategia general clara; Sin embargo, este no es siempre el caso.

Hay dos enfoques amplios para la toma de decisiones. En Singapur, Noruega, España y (ahora para los brotes locales) el Reino Unido, los políticos, basándose en el asesoramiento de expertos, deciden cuándo y qué restricciones relajar, pero sin criterios explícitos y públicos. En algunos casos, las actividades que se permitirán se establecen de antemano, como en las tres fases de reapertura de Singapur, pasando progresivamente de actividades de menor riesgo a mayor riesgo. Sin embargo, la base sobre la cual se estima el riesgo a menudo no está clara, con poca evidencia de que se haya tenido en cuenta la creciente comprensión de la transmisión relacionada con aerosoles. Las cuatro naciones del Reino Unido se alinearon en su estrategia hasta mediados de marzo, cuando cada nación (Inglaterra, Gales, Irlanda del Norte y Escocia) divergieron en sus enfoques específicos y salieron del bloqueo.

Los médicos han visto un incremento inusitado de su trabajo diario a raíz de la pandemia - REUTERS/Thilo Schmuelgen
Los médicos han visto un incremento inusitado de su trabajo diario a raíz de la pandemia – REUTERS/Thilo Schmuelgen (THILO SCHMUELGEN/)

Japón, Alemania, Corea del Sur y, en algunos casos, el Reino Unido están levantando o volviendo a imponer restricciones sobre la base de umbrales epidemiológicos. Por ejemplo, el gobierno federal de Alemania ha puesto a las autoridades locales a cargo de levantar bloqueos en estados individuales, sujetos a un llamado mecanismo de freno de emergencia que requiere que cualquier región considere volver a imponer un bloqueo, si hay más de 50 nuevos casos diarios por cada 100.000 residentes durante 7 días consecutivos. Este mecanismo ya se ha activado en algunos distritos que tuvieron picos en el número de casos nuevos, muchos de los cuales estaban relacionados con brotes en plantas empacadoras de carne.

Hong Kong adoptó una estrategia similar de supresión y eliminación desde el inicio del brote, en virtud de la cual las restricciones se endurecen y relajan de acuerdo con la situación epidemiológica. Sin embargo, este enfoque corre el riesgo de volver a imponer restricciones para toda una región, incluso cuando el brote se limita a una sola fábrica o una pequeña comunidad. La importancia de la vigilancia continua queda clara en Nueva Zelanda, con su sistema de alerta de cuatro niveles. Habiendo progresado de un bloqueo nacional completo en el nivel cuatro a fines de marzo de 2020, a restricciones mínimas en el nivel uno a principios de junio de 2020, Nueva Zelanda ahora ha tenido que volver al nivel dos a nivel nacional y al nivel tres en Auckland. Aunque Singapur, Corea del Sur y el Reino Unido también tienen sistemas de nivel de alerta, el vínculo con contramedidas particulares no ha sido igualmente explícito y no está claro que se esté utilizando el sistema del Reino Unido.

Muchas ciudades europeas como Nápoles, han debido ingresar en un esquema de cuarentenas selectivas. REUTERS/Ciro De Luca
Muchas ciudades europeas como Nápoles, han debido ingresar en un esquema de cuarentenas selectivas. REUTERS/Ciro De Luca (CIRO DE LUCA/)

Conocimiento del estado de la infección

Parece intuitivo que un país no debería abrirse hasta que tenga un sistema de vigilancia de alta calidad y haya confirmado que se están suprimiendo las infecciones. Desafortunadamente, como se muestra en varios países, este principio a menudo se ha ignorado. Los datos en tiempo real de alta calidad son esenciales para calcular el número de reproducción (R) y determinar dónde continúa propagándose la enfermedad, permitiendo así respuestas específicas. Las autoridades de Hong Kong, Japón, Alemania, Noruega, España y el Reino Unido han estado informando estimaciones de R, que deberían ser de forma segura menos de 1 para permitir la relajación de las restricciones. Desde febrero de 2020, Hong Kong ha estado estimando su R en tiempo real, la tasa de transmisión real del virus y minimizando las inexactitudes derivadas de los retrasos.

Los países y regiones han variado en su capacidad para implementar sistemas efectivos de búsqueda, prueba, rastreo, aislamiento y soporte. Algunas ubicaciones en Asia, como Corea del Sur y Hong Kong, tenían sistemas que funcionaban bien al comienzo de la pandemia, y otros países, como Alemania, pudieron reasignar recursos, mientras que algunos países, como el Reino Unido y España, han debido luchar más.

The Lancet
Comportamiento de las distintas comunidades – The Lancet

Participación de la comunidad

Para que las sociedades vuelvan a abrir de manera segura, las comunidades deben estar plenamente comprometidas y empoderadas para protegerse del virus y del efecto de la crisis, especialmente las poblaciones más vulnerables. Idealmente, las autoridades deben asegurarse de comprender plenamente la realidad de la situación que enfrentan las personas afectadas por sus decisiones, basándose en principios de coproducción de políticas. Los consejos también deben ser coherentes y creíbles.

Las campañas de concientización en torno a lo que se considera una distancia física segura entre las personas ha sido confusa e inconsistente, aparentemente basándose en una variedad de consideraciones biológicas y de otro tipo, como si una distancia grande impediría la reapertura de algunas instalaciones. Por lo tanto, se recomienda una distancia de 1 m (metro) en Hong Kong, Singapur y Noruega; 1,5 m en Alemania y España; y 2 m en Japón, Corea del Sur y, hasta finales de junio de 2020, Inglaterra. En Inglaterra, la distancia recomendada es ahora de al menos 1 m, mientras que en otras partes del Reino Unido todavía se recomiendan 2 m. En Nueva Zelanda, se recomienda una distancia de 2 m entre personas en espacios públicos y 1 m en escuelas y lugares de trabajo con niveles de alerta altos, pero no hay requisitos de distanciamiento en el nivel uno.

En Irlanda se han pintado las calles para recordar a las personas el distanciamiento recomendado - REUTERS/Clodagh Kilcoyne
En Irlanda se han pintado las calles para recordar a las personas el distanciamiento recomendado – REUTERS/Clodagh Kilcoyne (CLODAGH KILCOYNE/)

Nueva Zelanda también fue pionera en un modelo de burbuja social que permite que un grupo definido de personas tenga un contacto físico cercano entre sí mientras practica reglas de distanciamiento físico con otros fuera de ese grupo. De acuerdo con este enfoque, lo que comenzó como burbujas domésticas bajo bloqueo se permitió que se extendiera lentamente a grupos pequeños y exclusivos de familiares y amigos, y luego se permitió expandirse y fusionarse con otras burbujas. Las naciones del Reino Unido han respaldado esta idea y comenzaron un acuerdo de burbuja de apoyo similar desde junio de 2020.

La ausencia de consenso internacional es especialmente evidente con respecto a los cubrebocas o dispositivos faciales. Esta diferencia refleja una combinación de normas culturales y la evolución de la evidencia de la efectividad de las cubiertas faciales, aunque no ayudada por la inercia científica en algunos países y en la OMS. En Hong Kong, Japón y Corea del Sur, el hábito de usar mascarillas por personas con afecciones respiratorias ya estaba muy extendido antes de la pandemia (es decir, principalmente para proteger a otros de virus estacionales o como reacción a la contaminación del aire). Otros países han tardado más en adoptar esta práctica. Después de meses de aconsejar al público que no usara cubiertas faciales a menos que no se sintieran bien, el gobierno de Singapur obligó a todos a usar una al aire libre a partir de abril de 2020, y proporcionó máscaras de tela reutilizables a toda la población.

The Lancet
Capacidad de respuesta del sistema sanitario en 9 países durante la pandemia – The Lancet

Durante los últimos 5 meses, Alemania y España han hecho obligatorio el uso de una cubierta facial donde no es posible el distanciamiento físico, como en el transporte público o en las tiendas. En el Reino Unido, se requieren cubiertas para la cara en muchos entornos interiores, como en los centros comunitarios. Noruega ha recomendado cubrirse la cara para adultos y jóvenes que viajan en transporte público donde es difícil distanciarse de manera segura. Nueva Zelanda no ha recomendado el uso de cubiertas faciales para el público en general. Desafortunadamente, los mensajes contradictorios y los cambios de sentido en las políticas con respecto a las cubiertas faciales han generado confusión pública y desafíos para la adhesión en muchos países y regiones.

Se han sugerido varias medidas de precaución para escuelas y lugares de trabajo. En todos los países y regiones, hubo, al menos inicialmente, un impulso para trabajar desde casa en la medida de lo posible, al tiempo que se promovió el cumplimiento de las reglas de distanciamiento e higiene para los trabajadores que necesitaban estar físicamente presentes. En Singapur y Corea del Sur, los lugares de trabajo deben designar a un gerente que sea responsable de implementar medidas de precaución y monitorear la salud de los empleados. En los países y regiones asiáticos, los lugares de trabajo y las escuelas también practican el uso de máscaras y la verificación de la temperatura.

COVID-19 ha sido un recordatorio de la importancia de proteger a las poblaciones vulnerables y abordar las desigualdades en salud, especialmente en países que anteriormente habían prestado poca atención a estos factores. En el Reino Unido, como en algunos otros países, la mortalidad por COVID-19 ha sido desproporcionadamente alta entre los residentes de hogares de ancianos, los negros, los asiáticos y los grupos étnicos minoritarios, las poblaciones desfavorecidas socioeconómicamente y los trabajadores con salarios bajos.

Retorno a las escuelas

Chicos asisten a la escuela en Funabashi, al este de Tokyo, Japón - REUTERS/Kim Kyung-Hoon
Chicos asisten a la escuela en Funabashi, al este de Tokyo, Japón – REUTERS/Kim Kyung-Hoon (KIM KYUNG-HOON/)

Las escuelas han facilitado en gran medida un retorno escalonado de estudiantes, con diferentes países y regiones dando prioridad a diferentes grupos de estudiantes. Singapur, Corea del Sur y Alemania comenzaron con estudiantes graduados que asistían a escuelas secundarias (por ejemplo, de entre 15 y 18 años aproximadamente) para minimizar las interrupciones en la educación. Nueva Zelanda, Noruega e Inglaterra comenzaron con niños más pequeños, como los niños que asisten a la escuela primaria (por ejemplo, de aproximadamente 5 a 12 años). Sin embargo, no siempre estuvo claro si el enfoque principal eran los intereses del niño o el deseo de permitir que los padres regresaran al trabajo. Hong Kong y España también comenzaron con estudiantes mayores, como los estudiantes que asisten a escuelas secundarias superiores (por ejemplo, de aproximadamente 15 a 18 años), ya que presumiblemente son más capaces de seguir reglas complejas sobre distanciamiento físico e higiene personal que los niños pequeños. Japón ha escalonado la asistencia, comenzando con las cohortes de graduados. Los países variaron considerablemente en la medida en que utilizaron el bloqueo para preparar las escuelas para la reapertura y proporcionaron recursos para el aprendizaje en línea.

Con pocas excepciones, como Alemania, Nueva Zelanda, Noruega, Escocia y Corea del Sur, los líderes políticos han luchado por asegurar la confianza pública y, por lo tanto, el apoyo para los cambios continuos en el estilo de vida. En términos más generales, los países con mujeres líderes han obtenido mejores resultados en la obtención de la confianza pública y la adhesión a las nuevas medidas que los países con líderes masculinos.

Prueba de coronavirus en Iquique, Chile -  AGENCIAUNO / CRISTIAN VIVERO BOORNES
Prueba de coronavirus en Iquique, Chile – AGENCIAUNO / CRISTIAN VIVERO BOORNES (AGENCIAUNO / CRISTIAN VIVERO BOO/)

Marco comparativo para las estrategias de salida de bloqueo de COVID-19

Conocimiento del estado de la infección

-Indicadores para monitorear la situación epidemiológica

Participación de la comunidad

-Políticas seguras para el distanciamiento físico y el uso de mascarillas

-Medidas de precaución en escuelas y lugares de trabajo

-Comunicación para garantizar la confianza y la cooperación públicas

-Protección de poblaciones vulnerables

-Brindar apoyo socioeconómico

Capacidad de salud pública

-Prueba, rastreo y aislamiento

-Papel de los expertos

Capacidad del sistema de salud

-Instalaciones de tratamiento

-Equipo medico

-Fuerza laboral de la salud

Medidas de control fronterizo

-Restricciones de viajes entrantes

The LancetThe LancetThe LancetThe LancetThe LancetThe LancetThe LancetThe Lancet

SEGUÍ LEYENDO:

Coronavirus: las cuarentenas generaron el silencio más largo registrado en la historia

¿Qué significa la “Nueva normalidad”?: El análisis de tres académicos sobre cómo será la vida en sociedad post pandemia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba