Economía

La dificultad para hacer tareas laborales durante la cuarentena fue mayor que la caída real del empleo

Las cadenas de un comercio cerrado reflejaron el efecto del aislamiento prolongado sobre el comercio y el empleo (EFE) (EFEI0023/)

Si bien desde Ecolatina anticipábamos que en el segundo trimestre se perderían alrededor de 3 millones de puestos de trabajo, producto principalmente de una mayor destrucción de empleo informal y cuentapropista, la realidad del mercado laboral superó esas sombrías perspectivas.

En primer lugar, la ocupación cayó 20,9% interanual (superando incluso la caída de 19,1% interanual del PBI) en los 31 aglomerados urbanos relevados por el Indec, lo que extrapolado al total de la población implica una pérdida de 4 millones de empleos, pasando de 19,1 millones en el segundo cuarto de 2019 a 15,1 millones un año después. Este ejercicio es razonable ya que la población urbana representa aproximadamente el 90% del total.

En segundo lugar, la dinámica del empleo fue muy heterogénea. Por caso, según el Indec, los ocupados en establecimientos estatales aumentaron 5% interanual en el segundo trimestre de 2020, en contraposición al deterioro de 26% observado en los trabajadores privados (lo que arroja una elasticidad de 1,35 por cada punto de caída del PBI).

Los ocupados en establecimientos estatales aumentaron 5% interanual en el segundo trimestre de 2020, en contraposición al deterioro de 26% observado en los trabajadores privados

En tercer lugar, si se asume que los trabajadores estatales son asalariados registrados, se puede dividir la ocupación privada en tres: asalariados registrados, asalariados informales y cuentapropistas. En el primer caso, la caída fue de 9,5% anual (casi el doble que lo registrado por Anses/AFIP), arrojando una elasticidad de 0,5 respecto al PBI (baja a 0,25 tomando información de Anses/AFIP). Asimismo, el empleo informal cayó 43,5% anual, exhibiendo una inédita elasticidad de 2,3 respecto al PBI, mientras que la ocupación cuentapropista se redujo casi 30% anual, alcanzando una elasticidad de 1,5 en relación al PBI.

EMPLEO ECOLATINA

Cabe mencionar que dentro de los que respondieron estar ocupados, más del 20% no se encontraba trabajando en el momento en que el Indec realizó la encuesta. Este valor suele encontrarse en torno al 2-3% mostrando que la dificultad de realizar tareas laborales durante la cuarentena fue aún mayor a la destrucción de empleo (ya sea por ser grupo de riesgo, suspensiones de las firmas, o por no estar autorizada la actividad sectorial).

En síntesis, el balance del segundo trimestre arrojó que el empleo público registrado no se vio afectado por la cuarentena/pandemia, la ocupación privada formal cayó menos que el desplome del PBI gracias a la protección oficial (doble indemnización, prohibición de despido sin causa justa y programa ATP) y la pérdida de empleo se centró en los ocupados que no tiene protección social y/o cobran salarios más bajos que el promedio y/o cuyos ingresos son más volátiles. El principal paliativo -decisión acertada por parte del Ejecutivo- para compensar el desplome de los ingresos provenientes del empleo informal fue el IFE, mientras que los estratos medios (donde cobran mayor relevancia cuentapropistas) sólo percibieron créditos blandos.

El empleo público registrado no se vio afectado por la cuarentena/pandemia, la ocupación privada formal cayó menos que el desplome del PBI gracias a la protección oficial; y la pérdida de puestos se centró en los que no tiene protección social por estar en la informalidad laboral

Llueve sobre mojado

La brutal destrucción de empleo informal (43% anual) y cuentapropista (29% anual), no sólo hunde a las familias de menores recursos por debajo de la línea de Indigencia y la Pobreza (esta última habría afectado a la mitad de la población en el segundo trimestre de este año), sino que también afecta regresivamente la distribución del ingreso (el coeficiente de Gini, que mide la desigualdad, empeoró 4% anual en el segundo cuarto de 2020).

La pobreza afectará al 62,9% de niños argentinos a fines de año, según Unicef
La brutal destrucción de empleo informal (43% anual) y cuentapropista (29% anual), no sólo hunde a las familias de menores recursos por debajo de la línea de Indigencia y la Pobreza (esta última habría afectado a la mitad de la población en el segundo trimestre de este año), sino que también afecta regresivamente la distribución del ingreso (EFE) (EFEI0499/)

Si bien el relajamiento de facto y de jure de las restricciones a la movilidad de personas permite que el empleo informal y el cuentapropismo comiencen a recuperarse, la cada vez más modesta reactivación de la actividad pone interrogantes acerca de cuándo se volverá a los niveles de ocupación previos a la pandemia. Cuanto más se demore la recuperación de la ocupación informal y cuentapropista, más lenta será la mejora de los indicadores socio-económicos.

Tampoco es de esperar, en lo que resta del año, una mejora del empleo de calidad/formal que ayude a mejorar el ingreso de las familias y la distribución del ingreso: el empleo asalariado registrado ajustó poco respecto de la magnitud de la caída de la actividad, por lo que varias empresas se encuentran con dotación excedente.

Cuánto más se demore la recuperación de la ocupación informal y cuentapropista, más lenta será la mejora de los indicadores socio-económicos

En conclusión, a la precarización del empleo observada durante la recesión de 2018-19 (el empleo total creció pero en un contexto de contracción del trabajo registrado) este año se suma la fuerte destrucción de empleo (principalmente informal) producto de la cuarentena/pandemia. Este shock negativo sobre la ocupación afectó en mayor medida en los hogares de menores recursos, lo que explica el fuerte deterioro de la pobreza y la indigencia y una distribución más desigual del ingreso. Lamentablemente, cabe esperar una lenta recuperación de los puestos de trabajo perdidos en el segundo trimestre de 2020, imposibilitando una rápida reversión del deterioro observado en dichos indicadores socio-económicos.

El autor escribió esta nota con Ignacio Ruiz, economistas de Ecolatina

Seguí leyendo:

Presupuesto 2021: Guzmán almorzó con Massa para delinear la estrategia de debate parlamentario

¿Cuánto cuesta el Congreso?: el detalle de los millones que se les asigna a cada diputado y a cada senador en el Presupuesto 2021

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba