Política

Un funcionario de Corrientes acusado de abuso les decía a sus víctimas que debía eyacular por indicación médica de una prepaga

(Infobae)

Corrientes está en convulsión por las denuncias de abuso sexual que recibió el ex senador y diputado provincial Manuel Antonio Sussini. Acusado de los delitos de “privación ilegítima de la libertad, abuso sexual gravemente ultrajante, abuso sexual con acceso carnal agravado por la convivencia de una menor de 18 años y coacción” y separado de su cargo de consejero del gobernador Gustavo Valdés por una medida oficializada a través del decreto 1.765, publicado en el Boletín Oficial correntino, el dirigente enfrenta una investigación aún más severa.

Una prepaga analiza demandar a Sussini por haber invocado los servicios de la empresa para justificar sus maniobras de perversión e instigación sexual. En base a una serie de audios que publicaron medios locales, ratificaron periodistas correntinos y podrán ser anexados al expediente, el funcionario convencía a las víctimas argumentando que una prepaga le cubría un tratamiento por servicio sexual a efectos de aliviar sus problemas de salud. En un acto de manipulación inverosímil, también involucraba a la gerenta de la obra social.

Sussini les pedía a sus “secretarias” que lo masturbaran para ayudarlo a sanar. “Me dijo que tenía problemas de salud y que tenía que hacerse un estudio que consistía en la muestra de su semen. Lo que yo tenía que hacer era ayudarlo a él, masturbándolo, porque con su enfermedad no podía, no se sentía cómodo y conmigo sí, porque tenía confianza. Me insistió varias veces ese día. Le dije que no y me asusté”, contó una víctima en uno de los audios difundidos por los medios correntinos.

En otro documento, se distingue una conversación grabada en secreto por una joven de 21 años con una secretaria privada (su nombre inventado para esta nota es Alejandra) y el acusado, actual presidente del Foro de Corredores de Integración Regional UPN Mercosur y vicepresidente de la Región del NEA UPM Mercosur. La joven le pregunta si Alejandra “sabe lo de la prepaga”, él le responde que sí y los tres acceden a hablar en absoluta confianza. “Me habló de que ella le estaba haciendo la paja”, dijo la denunciante. “En realidad no es paja”, corrigió él enseguida. “Bueno, que le hacías acabar con la mano -concedió ella para no discutir la definición del acto-. Me pidió que yo haga la segunda etapa porque vos no podías. Le dije que no otra vez y que no me lo vuelva a preguntar porque ya me pidió cinco veces y las cinco veces le dije que no”.

La cédula de citación para Manuel Sussini. Por sus problemas de salud, cumple prisión domiciliaria en su casa

Sussini argumentó que la prepaga tiene que definir quién le provee el servicio: un nuevo invento absurdo. “Yo voy a ir hoy a la tarde a la prepaga para preguntarle algunas cosas: si es verdad eso que hay que acostarse, que hay que hacerle el amor, que usted tiene que acabar, que ponen chicas para que se acueste con alguien que está enfermo”, le respondió la joven, descreída.

“La primera vez que yo me senté acá fue una semana después de venir, usted me contó lo que hacía ella”, continuó. En el relato queda entendido que quien realizaba el servicio sexual iba a tener que dejar de hacerlo por un compromiso de salud que le impedía realizar esfuerzos. “Cuando ella diga que no lo puede hacer más, se continúa con la chica que viene”, explicó Sussini. “La primera vez que me contó eso me dijo que se tiene que acostar conmigo, que yo era de su confianza”, contó la joven antes de que él lo interrumpiera: “Vos o la que me manden. Vos tenés que cumplir con la prepaga. Después vas a ver y te voy a tapar la boca”.

En un momento del enfrentamiento verbal, él habló de “muestras”. En teoría, el dirigente les había dicho a sus empleadas que el resultado de las masturbaciones se enviaban todas las semanas a Buenos Aires. Las muestras iban a ser examinadas para evaluar su estado de salud. “Yo le pedí inocentemente desde el pueblito de mierda del que vengo un lugar para trabajar decentemente. Y me viene a decir ‘vos sos de mi confianza, te voy a pagar tanto’. Me nombró una cantidad de plata, estudios y le dije que no, que yo vine a trabajar decentemente. Mis papás me preguntaron qué hago. Les mentí: les dije que trabajo de secretaria arreglando papeles. Qué tal si le digo a mi papá: ¿Sabe qué? Trabajo en la parte de personal, Don Manuel no me dijo ‘mirá, es tema de salud, yo necesito esto, esto y esto’”.

Sussini: -No te lo puedo decir por teléfono.

Joven: -Cuando me dijo tanta plata, te pago esto, te pago lo otro, el estudio, me trató de prostituta. Me dijo ‘vos te acostás conmigo por temas de salud’. Así, con palabras: ‘Esto es recíproco: tenés que entender que esto es un trabajo’. Me trató de prostituta, me habló de plata. ‘Necesito que así como yo te doy, vos tenés que darme’. La segunda vez que usted me pidió eso, yo grabé todo. Tengo videos, tengo audios. Me desperté y decidí esperar a ver qué es lo que sigue. Me volvió a pedir, me volvió a pedir. En la cocina me dijo ‘¿este lunes por lo menos te animás a hacerme la muestra porque Alejandra no sé si va a poder?’. Yo le dije que no, pero me volvió a insistir. Por Dios, ya le había dicho que no. Hace unos días me llegaron fotos, audios diciendo que usted se acostó conmigo, que me presentaba como su novio, que ya lo había visto desnudo, que yo ya le conocía todo el cuerpo. No lo creí. Pero cuando me mandaron las pruebas me di cuenta la clase de persona que es. No sé si tener lástima o decepción.

Sussini: -Tuve cincuenta secretarias.

Manuel Sussini
El Colectivo de Mujeres Organizadas de Corrientes se manifestó en sus redes sociales: "Exigimos una justicia a la altura de las circunstancias, que actúe con celeridad sin importar de quien se trate. Exigimos una vez más, una justicia con perspectiva de género para todos"

Antes de retirarse y de decirle que no lo quería ver nunca más, la joven le avisó que iba a preguntarle a la gerenta de la obra social si le pagaban a una asistenta terapéutica para acostarse con un hombre adulto. “No necesito la fortuna del mundo. Soy decente, tengo valores y mis papás me enseñaron que tengo que cuidar mi cuerpo”, dijo la denunciante y se fue, antes de desearle suerte a la secretaria privada del funcionario. Lo último que hizo Sussini fue intentar mostrarle el documento de un hospital que supuestamente justificaba el tratamiento proporcionado por su obra social.

Dos hermanas adolescentes lo habían denunciado hace al menos una semana por abuso sexual: se presume que las jóvenes habían llegado de una localidad del interior de la provincia con la promesa de desarrollo profesional y que residían en una vivienda perteneciente al funcionario. La causa recayó en el Juzgado de Instrucción N°6, a cargo de Graciela Ferreyra, y en la fiscalía de Instrucción N°3, a cargo de Mónica Espíndola.

En principio, Sussini debía haberse presentado el viernes último para ser indagado por las autoridades judiciales, pero no asistió y la policía no lo halló en su domicilio el fin de semana. Fuentes judiciales confirmaron que el ex legislador del partido Compromiso Correntino, senador provincial entre 2001 y 2003, y diputado provincial en dos períodos -de 2003 a 2007 y de 2011 a 2015- “recibió la prisión domiciliaria que le fue otorgada por la Justicia debido a su estado de salud”.

Seguí leyendo:

El gobernador de Corrientes separó del cargo de consejero a un ex diputado provincial acusado de abuso sexual

Córdoba: indignación por un robo a los bomberos que trabajan para combatir los incendios en las sierras

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba