Salud

1 de cada 10 pacientes con COVID-19 regresa al hospital después del alta

El estudio analizó a 1.419 pacientes que acudieron a un departamento de emergencias (Shutterstock)

Aunque muchos pacientes del servicio de urgencias con COVID-19 conocido o presunto requieren ingreso hospitalario, la mayoría son dados de alta. La preocupación por los aumentos repentinos en la ocupación del hospital obliga a los proveedores de emergencia a preservar los recursos para pacientes hospitalizados y a discernir qué pacientes se benefician más de la admisión.

Los pacientes pueden preferir recuperarse en casa si es seguro hacerlo. Sin embargo, algunos pacientes con COVID-19 experimentan una descompensación tardía, lo que implica que los pacientes pueden desarrollar una enfermedad grave varios días después de los síntomas iniciales y requerir asistencia respiratoria.

Aproximadamente 1 de cada 10 pacientes diagnosticados con COVID-19 debían regresar al hospital una semana después del alta de una visita al departamento de emergencias, según los datos de los primeros tres meses del brote de COVID-19 en la región de Filadelfia. Investigadores de la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania también encontraron que factores como niveles más bajos de oximetría de pulso y fiebre fueron algunos de los síntomas más reveladores que implicaron volver al hospital para ser readmitidos.

Esta información, publicada en Academic Emergency Medicine, podría resultar clave para los médicos que trabajan para combatir una enfermedad.

Reincidencia sintomática

Paciente coronavirus
Según un estudio, 1 de cada 10 pacientes con COVID-19 regresa al hospital después de alta (Shutterstock)

“Esperamos que este estudio ayude a los médicos de emergencia a tener conversaciones más profundas con los pacientes de los que se sospecha tienen COVID-19”, dijo el autor principal del estudio, Austin Kilaru, MD, médico de Medicina de Emergencia en Penn Medicine. “Puede ser difícil hacer este diagnóstico y enviar a los pacientes a casa sin saber con qué se enfermarán en los próximos días. Este estudio brinda a los médicos algunas señales para saber con qué frecuencia y cuándo los pacientes deben regresar, y qué factores de riesgo pagar..”

El estudio analizó a 1.419 pacientes que acudieron a un departamento de emergencias (DE), fueron dados de alta y dieron positivo por COVID-19 en los siete días que rodearon esa visita.

Los datos mostraron que el 4,7 por ciento de los pacientes regresaron al hospital y fueron admitidos en tan solo tres días para su visita inicial al servicio de urgencias, y un 3,9 por ciento adicional fueron hospitalizados en una semana.

Hospital General San Martin La Plata - Terapia intensiva - UTI - COVID-19 - Coronavirus (Foto: Franco Fafasuli)
Muchos pacientes con covid transitan la enfermedad en su casa, aunque otros los casos son más severos y requieren de internación hospitalaria (Foto: Franco Fafasuli) (Franco Fafasuli/)

“Nos sorprendió la tasa general de pacientes que regresan y necesitan ingreso, que es el doble que en otras enfermedades -explicó Kilaru-. La preocupación no es que los médicos de urgencias estén tomando decisiones equivocadas, sino que el COVID puede ser impredecible y volverse grave con bastante rapidez”.

Una población que el estudio mostró que era particularmente vulnerable fueron los pacientes mayores de 60 años. En comparación con los pacientes en el rango de edad de 18 a 39 años, los mayores de 60 tenían más de cinco veces más probabilidades de requerir hospitalización después de ser dados de alta de su visita inicial al departamento de emergencias. Se descubrió que las personas de 40 a 59 años tenían tres veces más probabilidades de requerir hospitalización que el grupo más joven.

Cuando se trataba de síntomas individuales, el estudio mostró que los pacientes de cualquier edad con lecturas de oximetría de pulso bajas tenían aproximadamente cuatro veces más probabilidades de requerir hospitalización al regresar en comparación con aquellos con lecturas más altas, mientras que los pacientes con fiebre tenían más de tres veces más probabilidades en comparación con los que no lo tienen.

Previsión de empeoramiento

“Si el paciente tenía otros factores, como una radiografía de tórax anormal, la probabilidad de tener que regresar para ser hospitalizado aumenta aún más”, dijo el autor principal del estudio, M. Kit Delgado, MD, profesor asistente de Emergencias Medicina y epidemiología.

El documento recopiló datos demográficos de los pacientes, que no mostraron signos de diferencias a lo largo de líneas raciales o de género.

Coronavirus aire
El monitoreo remoto es una herramienta útil para cuidar a los pacientes con COVID-19 (Shutterstock)

“Esto contribuye aún más a la evidencia de que las disparidades raciales conocidas en la mortalidad por COVID no están relacionadas con las diferencias en la atención y los resultados entre los pacientes una vez tratados en el mismo sistema hospitalario. Más bien, esas distorsiones están relacionadas estructuralmente con las tasas más altas de infección y el acceso a atención en comunidades de bajos ingresos, que son mayoritariamente negras e hispanas”.

Con la esperanza de que sus hallazgos puedan informar mejor a los médicos sobre quién es el más apropiado para la recuperación en el hogar, los investigadores señalaron que el monitoreo remoto es una herramienta útil para cuidar a los pacientes con COVID-19.

Un ejemplo de esto es el sistema COVID Watch de Penn Medicine, un sistema basado en mensajes de texto que envía chequeos diarios a pacientes conocidos con COVID-19 que se recuperan en casa para asegurarse de que sus síntomas no empeoren. Hasta la fecha, se han inscrito más de 5.500 pacientes en el sistema, que es el tema de un nuevo estudio del Instituto de Investigación de Resultados Centrados en el Paciente (PCORI) en el que Delgado, Kilaru y los otros investigadores de este estudio también sirven como investigadores.

“Estamos esperando ansiosamente el resultado de este estudio, que se centra específicamente en la oximetría de pulso”, dijo Delgado.

SEGUÍ LEYENDO:

Sin barbijo ni aislamiento, cómo hace Suecia para evitar los contagios

Tecnología y COVID-19: cómo funciona la aplicación que desarrolló un nuevo concepto de vigilancia epidemiológica

La infodemia no se detiene: un estudio revela que el 82% se informaría por redes sobre COVID-19

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba