Salud

El biólogo que ayudó a rastrear el SARS hasta los murciélagos, ahora busca el origen del COVID-19

El biólogo Linfa Wang es uno de los mayores expertos virólogos y especialista en murciélagos en el mundo (Univ. Duke)

El doctor Linfa Wang, uno de los principales expertos del mundo en virus emergentes, se encontraba de casualidad en enero en la ciudad china de Wuhan, lugar donde comenzó la actual pandemia por COVID-19 que dejó ya más de 34 millones de infectados y 1 millón de muertos. El biólogo estaba visitando a colaboradores en el Instituto de Virología de Wuhan (WIV) justo cuando el SARS-CoV-2 comenzaba a extenderse de la ciudad al resto del mundo.

Después de varios día de trabajo con los científicos del lugar y de compartir cenas con ellos, fue recién el 18 de enero que se dio cuenta de la gravedad de la situación. En el aeropuerto, el personal revisó su temperatura tres veces antes de que pudiera abordar su vuelo de regreso a Singapur. Cinco días después, Wuhan, una ciudad de 11 millones de habitantes, fue cerrada. Además, Wang se enteró más tarde de que una mujer que iba en su avión era portadora del virus. Pero él, afortunadamente, no estaba infectado.

Wang, que dirige el Programa de Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Facultad de Medicina de Duke-NUS en Singapur, se puso a trabajar de inmediato en el desarrollo de un nuevo ensayo para detectar anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en muestras de sangre, que es una indicación de infección previa, según da a conocer la prestigiosa revista Science. Esta herramienta podría ayudar a desenredar cómo comenzó la pandemia hasta llegar a su origen. Hasta ahora, la evidencia es que el virus se originó en los murciélagos, animales que Wang ha argumentado durante mucho tiempo que son especialmente adecuados para albergar virus que representan un peligro para los humanos. Ahora, espera que su ensayo pueda ayudar a rastrear el camino del virus hasta los humanos y determinar cuándo y dónde se desbordó por primera vez.

Wang
El doctor Wang con una colega en su laboratorio en Singapur (Univ. Duke)

El trabajo es un próximo capítulo natural para Wang, quien ha estado rastreando virus desde murciélagos hasta humanos durante más de dos décadas. Marion Koopmans, viróloga del Centro Médico Erasmus, le atribuye el mérito de haber lanzado esencialmente el campo de la inmunología de murciélagos y desarrollar las herramientas para perseguirlo. “Ha hecho un esfuerzo heroico para establecer una línea de investigación muy desafiante, que necesitaba comenzar desde cero”, dice ella.

Una vida dedicada al estudio

Cuando era niño y crecía en Shanghai durante la Revolución Cultural, Wang escuchaba los discursos de Mao Zedong a través de un altavoz en el jardín de infancia. “Estaba pensando: ‘Dios mío … ¿cómo se transfiere su voz de Beijing a Shanghai?’” La ingeniería eléctrica se convirtió en su pasión. Pero después de ingresar a la prestigiosa Universidad Normal del Este de China, Wang se sintió consternado cuando la facultad lo asignó a estudiar biología. “Pensé: ‘No me gustan las plantas, no me gustan los animales’”, dice. Ir a una universidad de renombre era como ir al cielo, dice, “pero la puerta del cielo equivocada, básicamente, porque fui a un departamento de biología”.

Al escuchar en secreto Voice of America, Wang finalmente llegó a ser tan competente en inglés que fue elegido para una beca para estudiar en el extranjero. Hizo un doctorado. en biología molecular en la Universidad de California, Davis, y luego se mudó a Australia, donde estudió enfermedades infecciosas en animales. Su carrera dio un giro cuando en 1994 apareció un nuevo virus en el frondoso suburbio de Brisbane en Hendra, que mató a 14 caballos y a un entrenador. Wang logró secuenciar el virus, más tarde llamado virus Hendra, y ayudó a desarrollar una vacuna para caballos. El virus resultó ser transmitido por murciélagos. Unos años más tarde, Wang trabajó en otro virus nuevo, el virus Nipah, también de murciélagos. Intrigado, el experto revisó la literatura y encontró muchos otros virus relacionados con los murciélagos.

murcielagos
Los murciélagos son reservorios naturales de varios virus que pueden ser transmitidos a humanos (Shutterstock)

Luego vino el síndrome respiratorio agudo severo (SARS). Después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara el fin de la epidemia en julio de 2003, reunió una misión de ocho científicos, incluido Wang, para investigar los orígenes del virus en China. Wang tenía el presentimiento de que los murciélagos podrían ser la fuente, pero el resto del equipo se mostró escéptico. En una reunión en Beijing, Wang se reunió con la directora de WIV, quien le sugirió que colaborara con un científico de su instituto: Shi Zhengli, que entonces estaba estudiando virus en peces y camarones. “Ella fue la única viróloga que me creyó y estuvo dispuesta a colaborar conmigo”, dice Wang.

Desde entonces, los dos han sido coautores de docenas de artículos, incluido uno en Science en 2005 que identificó a los murciélagos de herradura como un reservorio de coronavirus similares al SARS. También les gusta formar equipo en bares de karaoke para cantar baladas chinas clásicas, dice Peter Daszak, investigador de EcoHealth Alliance, una organización sin fines de lucro de la ciudad de Nueva York y colaborador de Wang y Shi desde hace mucho tiempo. “Linfa es un cantante excelente y verlo a él y a Shi Zhengli hacer un dueto es muy especial”.

murcielago enfermedad nariz blanca
La pandemia por el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) fue originada en murciélagos (Shutterstock)

Ahora, Wang espera concentrarse en el origen del SARS-CoV-2, un esfuerzo que probablemente requiera examinar a miles de animales y humanos para detectar signos de una infección previa. El estándar de oro para hacer eso se llama ensayo de neutralización de virus, que combina células humanas y virus vivos con una muestra de sangre para ver si la muestra contiene anticuerpos que impiden que el virus se una a las células. Pero usar virus vivos significa trabajar en un laboratorio de bioseguridad de alto nivel, un trabajo costoso y muy lento. Una alternativa llamada ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas (ELISA) es mucho más fácil de manejar, pero se debe desarrollar una versión distinta para cada especie animal. “Es necesario tener un panel completo de ELISA que estén optimizados para diferentes especies de murciélagos, perros mapaches, gatos de algalia y pangolines, y Dios sabe qué”, dice Malik Peiris de la Universidad de Hong Kong.

El nuevo ensayo de Wang, publicado en julio en Nature Biotechnology y ahora producido por Genscript Biotech, reemplaza las células humanas y el virus vivo SARS-CoV-2 del ensayo estándar de oro con proteínas humanas y virales, eliminando la necesidad de un laboratorio de alta seguridad. La muestra se analiza en una placa impregnada con la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2), la proteína receptora humana a la que se adhiere el SARS-CoV-2 cuando invade las células. Luego, los investigadores agregan una solución que contiene el fragmento de la proteína de pico viral que puede unirse a ACE2. Si se produce la unión, una enzima convierte la solución en azul y luego en amarilla. Pero cuando una muestra contiene anticuerpos contra el SARS-CoV-2, impiden la unión y bloquean la reacción colorida. El ensayo de Wang funciona en una variedad de especies casi tan bien como el estándar de oro, dice Peiris, quien lo ha estado usando durante varias semanas en gatos, perros y hámsteres infectados.

“Este es un enfoque extremadamente interesante”, dice Isabella Eckerle, viróloga del Centro de Enfermedades Virales Emergentes de la Universidad de Ginebra. Eckerle y sus colegas validaron la prueba para la OMS y publicaron el resultado como una preimpresión a fines de septiembre. “Especialmente para la detección de posibles donantes de plasma o cuando se busca el reservorio animal, debería ser realmente útil”. Wang espera utilizar la prueba para detectar animales y personas en el sudeste asiático para identificar “huéspedes intermedios”, especies que pueden haber contraído el virus de los murciélagos y transmitirlo a las personas, y saber si se traspasó a los humanos antes del fatídico brote en Wuhan.

Wang
Wang ha logrado descubrir varios virus con origen en murciélagos (Univ. Duke)

La pregunta más importante que impulsa su trabajo es: ¿por qué los murciélagos? Durante la última década, ha comenzado a reconstruir una historia evolutiva tan complicada como su propio camino hacia los murciélagos. Como los únicos mamíferos voladores, los murciélagos expanden enormes cantidades de energía. Esto eventualmente daña su ADN, y Wang sostiene que se han adaptado, en parte, amortiguando las respuestas inmunes al daño del ADN. Los virus de ARN como el SARS-CoV-2 pueden causar daños similares, por lo que el resultado es que los murciélagos toleran niveles bajos de virus en una especie de coexistencia pacífica. “Por eso son un depósito tan bueno”, dice Wang.

Koopmans aún no está convencido del argumento del sistema inmunológico de Wang: la ecología de los murciélagos puede desempeñar un papel más importante, dice. Por ejemplo, los murciélagos a menudo se extienden por amplios territorios, potencialmente contrayendo una mayor variedad de virus que otros animales, y en muchas especies de murciélagos millones de animales se posan juntos, lo que facilita la propagación de los virus. Pero ella dice que gracias al trabajo de Wang, no hay duda de que los murciélagos son reservorios virales clave.

SEGUÍ LEYENDO:

Nunca nos gustaron, la pandemia nos hizo odiarlos, pero los murciélagos pueden tener la respuesta a muchos de nuestros problemas

¿Por qué los coronavirus de los murciélagos son tan peligrosos?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba