Economía

Presión cambiaria: el dólar libre terminó la semana al récord de $167 y economistas pronostican una devaluación y mayor inflación

El dólar contado con liquidación (CCL), cuya operatoria implica la compra y venta de bonos, cerró a $156,15, con lo que alcanzó un nuevo récord. En la semana acumuló una suba de 5,55 pesos (Reuters) (Marcos Brindicci/)

El dólar libre alcanzó esta semana un nivel récord de $167 al avanzar $17, con lo que la brecha cambiaria ya se ubica por encima del 116%, en medio de una fuerte presión devaluatoria.

Asimismo, el dólar contado con liquidación (CCL), cuya operatoria implica la compra y venta de bonos, cerró a $156,15, con lo que registró una nueva marca máxima. En la semana acumuló una suba de $5,55. En tanto, el dólar MEP se negoció con un incremento de 1,7%, a $143,30 por unidad y marcó también una nueva cotización pico. La suba semanal fue de 3,91 pesos.

Mientras que el dólar minorista cerró el vienes a $82,74 según el promedio del Banco Central y en la semana avanzó 20 centavos, lo que representó un incremento de 0,36%. Sobre esa base, el dólar “ahorro”, con el recargo de 30% -bajo la modalidad impuesto PAÍS- y el anticipo a cuenta del Impuesto a las Ganancias de 35%, se compró en promedio a 136,52 por unidad.

En el sector mayorista, para el comercio exterior principalmente, la cotización de la moneda estadounidense sumó cuatro centavos y finalizó a $77,15, en tanto en el balance semanal avanzó 27 centavos, con una suba de 0,31 por ciento.

El Banco Central finalizó la semana con una caída de las reservas de USD 220 millones, la posición bruta de activos externos se redujo a USD 41.034 millones.

Las reservas brutas en el Banco Central cayeron al menor nivel desde el 25 de enero de 2017; mientras que las de libre disponibilidad se aproximan a cero, aunque algunos economistas ya la estiman en rojo

Cabe recordar que la autoridad monetaria inauguró la semana pasada una nueva estrategia de intervención en el mercado cambiario mayorista. La autoridad monetaria abandonó así las subas diarias de entre 7 y 8 centavos en forma prefijada para pasar a darle cierto grado de volatilidad al precio, de manera tal de dificultar especulaciones por parte de los operadores.

Sin embargo, aunque en el mercado aseguran que la oferta de dólares comerciales se mantiene activa, los volúmenes por ahora son poco relevantes.

En septiembre, la entidad que conduce Miguel Pesce vendió USD 1.618 millones de sus reservas en el mercado cambiario para abastecer a una plaza en la que prácticamente desapareció la oferta voluntaria.

Además, intensificó los controles de cambio para reducir la cantidad de personas que pueden acceder al cupo de USD 200 que autorizan mensualmente las normas cambiarias vigentes. El saldo vendedor en lo que va de 2020 llega a los USD 3.463 millones y pone al nivel de reservas líquidas en el centro de la escena.

En este contexto, los economistas a los que suelen consultar las grandes empresas de la city porteña prevén mayor devaluación de la paridad oficial, base para el comercio exterior y dólar ahorro, y aceleración del ritmo de la inflación en los próximos meses.

Martín Vauthier, director de Eco Go, dijo a Infobae que la presión que se ve sobre el dólar libre refleja la situación de incertidumbre que hay en el mercado de cambios. “Las razones de fondo no fueron encaradas más allá de algunas medidas que fueron en el sentido correcto con el incentivo a las exportaciones. Pero fueron insuficientes”, afirmó.

Para el economista, el Gobierno no ofrece una señal para presentar un sendero de consistencia fiscal. “Si no aparecen certidumbres en el ámbito político, el terreno monetario y el fiscal, vamos a seguir teniendo presión sobre el mercado de cambios y las reservas del Banco Central, que va a seguir administrando una escasez”, aseguró.

Espero que este fin de semana largo, el Gobierno logre una jugada magistral para cambiar la dinámica porque así sabemos cómo termina: es la crónica de una devaluación anunciada (Lorenzo Sigaut Gravina)

No hay que perder de vista que desde que el Gobierno adoptó un paquete de medidas para aumentar la oferta de dólares, los tipos de cambio alternativos escalaron sostenidamente, justo en la semana en la que está presente en el país una misión técnica del Fondo Monetario Internacional (FMI) para avanzar en la negociación de un nuevo acuerdo financiero.

“La actual política monetaria de dólar oficial muy barato no tendría mucho hilo más en el carretel. En línea con lo que veníamos explicando hace meses, la situación se iba a complicar en el cuarto trimestre 2020. Y la verdad, la situación monetaria está complicada a la hora de pensar en la capacidad que efectivamente tiene la autoridad monetaria para mantener el dólar oficial planchado un tiempo más”, analizó la consultora Economía & Regiones.

“No solamente sabemos que no habrá dólares o que habrá muy pocos dólares, sino que tenemos la certeza que emitieron y seguirán emitiendo un montón en 2020 y 2021, con lo cual el desequilibrio cambiario seguirá agrandándose, presionando en forma creciente y negativa sobre el poder adquisitivo del peso, y en consecuencia sobre (primero) el tipo de cambio y (luego) la inflación”, advirtió.

El dólar libre alcanzó esta semana un nivel récord de $167 al avanzar $17, con lo que la brecha cambiaria ya se ubica por encima del 116%, en medio de una fuerte presión devaluatoria (Reuters)
El dólar libre alcanzó esta semana un nivel récord de $167 al avanzar $17, con lo que la brecha cambiaria ya se ubica por encima del 116%, en medio de una fuerte presión devaluatoria (Reuters) (Rick Wilking/)

El director de Ecolatina, Lorenzo Sigaut Gravina dijo a Infobae: “El mercado está esperando una devaluación. A mayor brecha, mayor caída de reservas”.

En ese marco, el economista observó que quien tiene dólares no vende en los mercados oficiales alternativos, entonces no hay oferta. “En el mercado formal hay un poco más de oferta por la baja de retenciones y porque cuando no aparece la oferta privada aparece el BCRA vendiendo”, planteó.

Expectativas de nuevas medidas

Y concluyó: “Espero que este fin de semana largo, el Gobierno logre una jugada magistral para cambiar la dinámica porque así sabemos cómo termina: es la crónica de una devaluación anunciada”.

El Gobierno sabe que no tiene demasiadas alternativas para generar rápidamente oferta de dólares, pero insiste en que la devaluación no es la salida por el impacto que tendría sobre la inflación y la actividad económica. Tampoco quiere pedirle más fondos al FMI y una reducción de impuestos a la exportación más agresiva y por más tiempo es inviable en el actual contexto fiscal, con un déficit primario que alcanza 8% del PBI, aseguran en Economía.

La apuesta oficial será esperar a que las medidas adoptadas den sus frutos, aparezcan los dólares del campo y comience a desalentarse la brecha, que ya superó el 100 por ciento.

“La demanda de dólar ahorro se tranquilizó y la problemática de las deudas con las empresas está encaminada. Hay que terminar de acomodar las presiones que generan los fondos sobre el contado con liquidación para tranquilizar brecha”, afirmaron fuentes de la entidad monetaria que dirige Miguel Pesce.

Seguí leyendo:

El Gobierno confía en que las medidas adoptadas lograrán frenar el precio del dólar libre

Los problemas monetarios de Argentina no muestran señales de alivio

El Banco Mundial empeoró en forma sustancial su pronóstico sobre la economía argentina

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba