Salud

El COVID-19 podría causar sordera, advierte un estudio del Reino Unido

Los autores del artículo destacan que el SARS-CoV-2, que se instala en un tipo de célula particular que se halla en los pulmones, fue hallado recientemente en células similares en el oído (REUTERS) (ALEX WROBLEWSKI/)

El nuevo coronavirus podría causar una pérdida auditiva repentina y permanente, afirmó un grupo médico, dando cuenta del “primer caso” británico en la revista BMJ Case Reports. No obstante, se trata de un síntoma rarísimo entre la retahíla de efectos potenciales del COVID-19.

“Pese a la considerable documentación sobre el COVID-19 y los diversos síntomas asociados al virus, hay una falta de debate sobre la relación entre el COVID-19 y la audición”, advierten estos expertos en la revista especializada, preconizando que se realicen tests en los hospitales, incluso en cuidados intensivos, para aplicar en caso necesario un tratamiento a base de esteroides.

Hasta ahora, se señalaron únicamente varios casos en el mundo y los autores del estudio dan cuenta de un hombre de 45 años tratado por coronavirus en su hospital británico. El paciente, que sufre además asma, fue admitido en cuidados intensivos, bajo respiración artificial. Los médicos le suministraron un tratamiento a base de remdesivir (un antivírico), esteroides y de un intercambio de plasma sanguíneo.

Su estado mejoró pero una semana después de haber salido de la unidad de cuidados intensivos, se quedó sordo de forma repentina del oído izquierdo. Las pruebas determinaron que sus conductos no estaban obstruidos y que sus tímpanos estaban intactos. Fue tratado con corticoides pero solo se restableció parcialmente. Tras descartar otras causas posibles, los médicos asociaron esta deficiencia auditiva al COVID-19, según la revista.

Un primer caso similar fue anunciado en abril de 2020 en Tailandia (REUTERS)
Un primer caso similar fue anunciado en abril de 2020 en Tailandia (REUTERS) (AKHTAR SOOMRO/)

Los autores del artículo destacan que el SARS-CoV-2, que se instala en un tipo de célula particular que se halla en los pulmones, fue hallado recientemente en células similares en el oído. Este virus genera además una reacción inflamatoria y un aumento de la producción de citoquinas (un tipo de proteínas) implicadas en la pérdida de audición, según los autores.

“Los investigadores realizaron una búsqueda exhaustiva para evidenciar la causa de la sordera súbita. Tras no encontrar un origen claro de la misma y debido al conocido neurotropismo que da origen por ejemplo, al síntoma conocido como anosmia (pérdida de olfato), plantearon esa relación. Además, sugirieron realizar una evaluación mediante PCR de los pacientes que presenten diagnóstico de sordera súbita y en aquellos pacientes que estén cursando una internación por neumonía por dicho virus y en su evolución refieran disminución brusca de la audición o la aparición de un zumbido, una evaluación a cargo de un otorrinolaringólogo”, manifestó consultada por Infobae la doctora Florencia Fernández, médica del servicio de Otorrinolaringología del Hospital Italiano.

Sin embargo, para la especialista, “se necesitan aún más estudios para demostrar esta asociación y por lo tanto -por ahora-, no se podría considerar un síntoma causado por la infección por COVID-19”.

En septiembre, el Ministerio de Salud argentino sumó al dolor muscular o mialgia como nuevo síntoma compatible con coronavirus y destacó que también se podrá confirmar como caso positivo a toda persona que comience con pérdida repentina del gusto o del olfato sin causa justificada.

Por lo tanto, se considera caso sospechoso a toda persona, de cualquier edad, que presente dos o más de los siguientes síntomas: fiebre de 37.5 grados o más; tos; dolor de garganta; dificultad respiratoria; pérdida repentina del gusto o del olfato; cefalea; mialgias y diarrea o vómitos.

A través de un comunicado, la cartera que conduce Ginés González García aclaró que, de todas formas, continúa vigente la confirmación de laboratorio por método de detección del genoma viral del SARS-CoV-2 a través de técnicas directas para determinar si alguien está contagiado o no.

Además, se tienen en cuenta los criterios clínicos-epidemiológicos para todas aquellas personas que en los últimos 14 días hayan sido contacto estrecho con un caso confirmado de COVID-19 o formen parte de un conglomerado de posibles infectados, con al menos uno de ellos confirmado por laboratorio, y que presenten dos o más de los síntomas de la enfermedad.

Con información de AFP

SEGUÍ LEYENDO:

Qué dicen los nuevos hallazgos sobre los efectos del coronavirus en la sangre

Niños y COVID-19: las efectos de una respuesta inmune acelerada en los más chicos

Por qué son tan preocupantes las consecuencias del COVID-19 en el corazón

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba