Política

Alberto Fernández: “Tenemos que sentarnos a dialogar seriamente y construir un nuevo acuerdo social”

El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que el “dialogo social” se ha vuelto “un elemento central” para “construir un nuevo pacto social que nos dé la igualdad que no tenemos” y asumió que para ello “tenemos que sentarnos a dialogar seriamente y construir ese nuevo acuerdo”.

En tanto, Fernández aseguró que la normalidad que existía antes de la pandemia era parte de “una suerte de cultura del descarte” que marginaba a los pobres y afirmó que no tiene “ninguna vocación de volver a esa normalidad injusta”, donde la mayoría queda sumida “en el pozo de la pobreza”.

“No es normal ver, pero casi sin verlos, a los miles que habitan las veredas de las calles de la ciudades del mundo”, agregó el primer mandatario, al tiempo que se pronunció a favor de un Estado que “organice la sociedad para que todos ganen” y llamó a construir una “nueva normalidad” una vez que pase la pandemia de coronavirus.

“Hoy celebramos 37 años de democracia y los resultados no parecen ser los mejores”, planteó Fernández. También señaló que la sociedad argentina ha vivido años difíciles, entre otras cosas, porque tampoco pudo terminar “con el odio y la división”.

“Deberíamos darnos cuenta que dividirnos y odiarnos nos ha conducido a este presente que tenemos. Es un muy mal negocio odiar al otro. Tenemos la oportunidad de dar vuelta esa página”, dijo e insistió con su llamado al diálogo.

Y agregó: “Para construir esa realidad distinta el diálogos es fundamental. Si lo que queremos es construir un nuevo pacto social que nos de la igualdad que hoy no tenemos, tenemos que sentarnos a dialogar y construir ese acuerdo”.

Alberto Fernández
Alberto Fernández

El jefe de Estado hizo esas declaraciones durante el cierre del encuentro “Recomenzar la Argentina y la Patria Grande. Diálogo social para la igualdad”, organizado por la Pastoral Social. El cierre del encuentro estuvo a cargo de Fernández, y lo escucharon atentamente monseñor Jorge Lugones, presidente de la Pastoral Social; Juan Pablo Tettamanti, secretario ejecutivo de la Comisión Episcopal de Pastoral Social,; y Martín Lousteau, senador de Juntos por el Cambio.

“Tenemos que estar todos unidos y remando para el mismo lado y a todos debemos integrar”, sostuvo Fernańdez, quien puntualizó que “eso supone poder convivir en la diferencia, respetando que el otro no es igual que uno, respetando, no tolerando, porque respetar es algo que uno hace desde el alma”.

La actividad tuvo como subtema “El Camino del Encuentro: Por el Trabajo, la Igualdad y la Integración” y se extendió durante cinco jornadas desde el pasado 26 de octubre con la participación expresidentes y expresidentas de América latina, autoridades eclesiásticas de la región, autoridades provinciales, funcionarios nacionales, empresarios y representantes sindicales y de movimientos sociales.

Ojea recordó que “el Papa siempre vio esta crisis como una posibilidad” y coincidió con Fernández en que “no se puede volver a una normalidad después de encontrarnos con más pobreza, con más desocupación, con más niños pobres”.

Por su parte, Lugones llamó la atención sobre “las nuevas pobrezas” y rescató a la política “como herramienta de acción, de gestión y de encuentro”. También pidió “fortalecer la realidad de los trabajadores de la economía popular, con sus unidades productivas tanto como acompañar a empresarios nacionales y las industrias”.

Beliz rescató la idea del diálogo y manifestó que “escuchar al otro es abrir el corazón”. “Escuchar al otro es saber corregir, es abandonar la profunda inseguridad de la autosuficiencia o la agresividad, es hacer silencio del propio yo para descubrir la riqueza de un nosotros y un nosotras más pleno”, indicó, y pidió “escuchar juntos al pueblo y primero que nada al pueblo más sufriente”.

En el mismo sentido, Lousteau consideró que “el primer paso para encarar este recomenzar es el diálogo, el diálogo fraterno: cuando no hay diálogo quiere decir que nadie está preocupado por el bien común y cuando se discute a los gritos no se está discutiendo nada porque no hay escucha”.

El llamado al diálogo de Alberto Fernández está en sintonía con la carta abierta de Cristina Kirchner en la cual la vicepresidente convocó a un gran acuerdo que incluya “a todos los sectores”.

Esta mañana, el ex ministro de Economía Roberto Lavagna compartió una serie de tuits en los cuales se proclamó a favor de esa convocatoria con el objetivo de “alcanzar un gran acuerdo con todos los sectores políticos”.

La decisión de Lavagna de aceptar iniciar el diálogo propuesto por Cristina Kirchner contrastó con lo que expuso Mauricio Macri, quien hoy le respondió a la Vicepresidenta a través de las redes sociales y puso condiciones para sentarse a dialogar: “Cuestan entender las motivaciones de la carta de la Vicepresidenta dirigida al Presidente y las versiones que sostuvieron que hubo acercamientos con gente de mi entorno. Quiero negar rotundamente esa información y cualquier acercamiento”.

“Al mismo tiempo, ratifico la voluntad de Juntos por el Cambio y mía de sentarnos con otras fuerzas en una mesa pública de diálogo que siga las siguientes condiciones: la Constitución Nacional sobre la mesa, dar de baja el embate a la Justicia, al procurador, a la Corte y a la propiedad privada”, dijo Macri.

Seguí leyendo:

La Justicia rechazó el pedido para reabrir la investigación por enriquecimiento ilícito contra Cristina Kirchner

Coronavirus: cómo serán las pruebas en humanos de la vacuna desarrollada en Israel

Con poco movimiento llegaron a Ezeiza los primeros vuelos desde países vecinos: los requisitos para turistas

Mauricio Macri fijó la agenda del diálogo político para condicionar a Alberto Fernández y marcarle un límite a Rodríguez Larreta

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba