Política

Elecciones en EEUU: los favoritos, las dudas y la expectativa de la dirigencia política argentina

Donald Trump y Joe Biden (REUTERS/Brian Snyder/File Photo) (BRIAN SNYDER/)

En algunos casos ya tienen una posición tomada con duras críticas hacia Donald Trump. En otros, se cuidan de adelantar posiciones por el oponente demócrata Joe Biden. Pero los dirigentes de mayor peso de la política local coinciden en que el resultado de las elecciones de Estados Unidos, cualquiera sea, será muy gravitante para la Argentina y su futuro político y económico por las acciones que tome Washington en adelante.

En medio de unos comicios con resultado abierto -algunos estiman que ni siquiera el súper martes se sabrá quién ganó-, los distintos espacios políticos que conviven en la Argentina observan un horizonte complicado en las relaciones futuras con Washington tanto en lo político como en lo económico.

Desde el Gobierno se cuidan mucho en adelantar una posición a favor de alguno de los candidatos en juego en Estados Unidos más allá de que Alberto Fernández sabe que la relación que ha tejido hasta ahora con Trump le sirvió como puente para avanzar en un acuerdo por la deuda con el FMI.

Allegados al canciller Felipe Solá dijeron a Infobae: “Hoy no hay nadie en Washington que se anime a decir quién ganará las elecciones. Hay más de 80 millones de votos que no llegaron por correo por lo que no se puede especular en lo que pasará con la Argentina antes de los resultados. Es un riesgo absurdo”.

Por otra parte, en el Gobierno aseguran que, más allá de este “final abierto” en las elecciones norteamericanas, la agenda permanente de intereses de Estados Unidos estará muy influenciada por la gestión de Trump, por lo que no se esperan grandes cambios en relación a los intereses estratégicos. Admiten, por cierto, que la tensión permanente con Washington por la causa de Venezuela persistirá.

Así, en la Casa Rosada y en la Cancillería creen que hacia el futuro inmediato Estados Unidos mantendrá su disputa comercial con China así como la pelea por espacios de poder en América Latina independientemente de quién gane las elecciones. Entienden también que seguirá la puja en el terreno de seguridad con Rusia y Turquía.

De todas maneras, según pudo saber Infobae, el embajador argentino en Washington, Jorge Argüello, viene tejiendo una agenda repartida entre los referentes de Biden y la administración Trump para hacer un “equilibrio supremo de la diplomacia”, como lo definen a fin de no adelantar posiciones a favor de un candidato u otro.

Según un artículo publicado ayer por el Financial Times Alberto Fernández es “un pragmático de izquierda" que sobresale como uno de los líderes latinoamericanos que más pueden beneficiarse de una presidencia de Biden. En algunos sectores del Gobierno se entusiasman con esta idea y con las encuestas que lo dan por ganador al candidato demócrata.

Está claro que el sector del kirchnerismo duro se inclina más por una victoria de Biden para mejorar los lazos entre la Argentina y Estados Unidos.

De hecho, la vicepresidenta Cristina Kirchner conoce a Biden desde 2009 cuando compartieron la convención demócrata que llevaba a John Kerry como candidato presidencial. No sólo esto: el embajador Argüello conserva un vínculo con Hunter Biden, el hijo del candidato demócrata, cuando estaba en la lista de acreedores de los fondos que disputaban la deuda con la Argentina. Y a la vez hay un nexo central que podría usar el Gobierno en una eventual administración de Biden que es el papa Francisco, quien tiene línea directa con el oponente a Trump por muchos motivos que los unen, entre ellos el respeto por el acuerdo de cambio climático.

Desde el kirchnerismo duro representado en el Instituto Patria, Eduardo Sigal, expresó a Infobae: “No es lo mismo la prepotencia autoritaria en lo discursivo de Trump que envalentona a las derechas autóctonas de Latinoamérica que un discurso de diálogo como el que expresa Biden aunque uno pueda coincidir o no. Los desafíos de este siglo XXI pasan por construir democracias sólidas donde puedan convivir mayorías y minorías respetándose mutuamente y sin trabar el desarrollo, la inclusión y la integración”.

Pero desde el pragmatismo puro en la Casa Rosada también admiten que una continuidad de Trump en el poder implicaría el sustento de apoyo geopolítico clave en las negociaciones de la Argentina por la deuda con el FMI.

El ex presidente Mauricio Macri tuvo durante la última etapa de su gestión un buen vínculo con Trump. Aunque pesa en el recuerdo la jugada en falso que realizó el propio ex Presidente y su entonces canciller Susana Malcorra en una abierto apoyo a la oponente de Trump en las últimas elecciones en que Hillary Clinton era la candidata de los demócratas. Después de esta gaffe diplomática, el pragmatismo macrista se pudo reacomodar a la gestión republicana y todo quedó en buenos términos.

Por estos días, Fulvio Pompeo, quien fuera secretario de Asuntos Estratégicos en la gestión de Macri y ahora lidera el equipo de Relaciones Internacionales del PRO a la vez que preside la Fundación Argentina Global, se encuentra en Washington aceitando contactos tanto con demócratas como con republicanos allegados a Trump.

Donald Trump y Mauricio Macri (Erica Canepa/Bloomberg)
Donald Trump y Mauricio Macri (Erica Canepa/Bloomberg) (Erica Canepa/)

Pompeo ya se reunió con un referente clave del gobierno republicano como es el flamante titular del BID, Mauricio Claver Carone; con dirigentes de think tanks demócratas y republicanos y con empresarios alineados a ambos partidos.

“Hemos tomado contactos con diferentes actores de la política norteamericana para contar cómo estamos con Macri y mostrar la importancia de la recuperación de la relación de la Argentina con Estados Unidos”, dijo Pompeo a Infobae.

A la vez, el hombre clave de Macri en temas internacionales destacó que espera mostrar la visión de la oposición argentina a cualquiera de los candidatos que gane. “La construcción de la agenda con Washington debe ser buena y creemos que en temas centrales como la crisis de Venezuela o el tema de China no habrá grandes diferencias de matices entre Trump y Biden”, dijo Pompeo.

Está claro que la postura de Macri sobre la crisis de Venezuela es diametralmente opuesta a la de Alberto Fernández y en esto favorecería al ex Presidente que gane Trump ya que hay lazos en común, como el reconocimiento al presidente interino Juan Guaidó o el acercamiento con el Grupo de Lima.

En el mismo frente opositor de Juntos por el Cambio las visiones sobre los comicios norteamericanos difieren. Por ejemplo, Elisa Carrió fustigó duramente a Trump a quien llegó a calificar de “imbécil” y vincularlo con la mafia de la construcción en Estados Unidos.

Elisa Carrió
Elisa Carrió

La dirigente de la Coalición Cívica está jugada por una victoria de Biden ya que cree que el gobierno de Trump se aisló por completo de América Latina y considera que el presidente norteamericano “no es un dictador sólo porque en Estados Unidos se respetan las instituciones”.

En esta misma línea de análisis que hizo Carrió, el diputado Maximiliano Ferraro, referente en política exterior de la Coalición Cívica, dijo a Infobae que “el discurso de Trump es abiertamente confrontativo y no ayuda en nada a la región”.

Ferraro, al igual que Carrió, cree que un liderazgo de Biden sería “un llamado a la lógica y la racionalidad que ayudaría a establecer alianzas estratégicas con América latina y la Argentina en particular”. De todas maneras, el diputado aliado a Carrió dijo que aún no tomaron contacto con los referentes de Biden.

En el radicalismo la visión que hay respecto de los resultados electorales en Estados Unidos también difiere de la mirada del macrismo.

“Hay una afinidad partidaria y política del radicalismo con los demócratas al margen de las características personales de Trump o Biden. Hay un vínculo histórico de la UCR con los demócratas”, dijo el diputado radical Facundo Suárez Lastra, que es vicepresidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y hoy es uno de los hombres de consulta en política exterior en el radicalismo.

En diálogo con Infobae, Suárez Lastra destacó que, en relación a la conveniencia de la Argentina, más allá de la mirada partidaria, en virtud de los vínculos futuros de Buenos Aires con Washington al país le resultaría mejor una victoria de Biden, ya que cree que el demócrata tiene “una mirada más seria en relación al papel con los organismos multilaterales y a la región”.

Al margen de los problemas que pueda tener el actual gobierno con organismos como el BID, que la Argentina aspiraba a presidir con Gustavo Beliz a la cabeza, el diputado de la UCR entiende que al país le convendría una gestión demócrata para el futuro de vínculos con organismos multilaterales.

Roberto Lavagna (Gustavo Gavotti)
Roberto Lavagna (Gustavo Gavotti)

La cúpula del radicalismo no tuvo ni tendrá acercamientos a los referentes de Trump para América Latina. Por el contrario, la semana pasada hubo una reunión de un grupo de dirigentes de la UCR con Peter Hakim del think thank Diálogo Interamericano en la Fundación Alem donde realizó un pantallazo de los proyectos que tiene el candidato demócrata para la región. Ese espacio que lidera Hakim está más ligado a los demócratas.

Roberto Lavagna tiene un largo camino transitado en los andariveles de la política exterior y está alineado a un peronismo más cercano al partido demócrata que a los republicanos.

La referente del lavagnismo en Diputados, Graciela Camaño, destacó a Infobae que “lo importante sería saber qué quiere la Argentina de Estados Unidos porque nosotros tenemos una historia de desprecio por Estados Unidos”.

De todos modos, desde una mirada objetiva Camaño cree que en la última década hizo más por la Argentina Trump que los demócratas.

A la vez, un referente del peronismo de la misma vertiente que Lavagna y experto en política internacional reveló a Infobae que el PJ históricamente tiene un vínculo con los demócratas que en el actual contexto serviría para establecer alianzas sólidas con América Latina.

Se sabe que este sector del peronismo tiene también buenos vínculos con Susan Segal, una de las candidatas firmes de Biden para ocupar la jefatura del departamento de Estado.

De todas maneras, los peronistas que están alineados con Lavagna creen que más allá de que Biden gane los comicios, en el Senado podría tener un freno de los republicanos que impedirían a Estados Unidos para avanzar con acuerdos clave en América Latina.

Las cartas están en juego y se pondrán en la mesa el súper martes. A partir de allí y con los resultados concretos en las urnas los distintos actores políticos de la Argentina empezarán a marcar sus tendencias en favor o en contra del nuevo presidente norteamericano. Por ahora son todas especulaciones, dudas y expectativas que van más allá de las preferencias que pueda existir por Biden o por Trump.

Seguí leyendo:

Carla Vizzotti viajó en secreto a Rusia para interiorizarse sobre el avance de la vacuna contra el coronavirus

Secretos, intrigas y tensiones: las 24 horas que llevaron al máximo las diferencias internas en Juntos por el Cambio

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba