Salud

La ansiedad por COVID-19 se relacionaría con problemas de imagen corporal

El estudio encontró que los sentimientos de ansiedad y estrés causados por COVID-19 se asociaron con un mayor deseo de delgadez

Los profesionales vinculados con los ámbitos de la salud mental insisten en una potente llamada de atención sobre los efectos que el virus, la pandemia y el confinamiento, junto a todos sus consecuencias circundantes, han de producir en este momento y a futuro en la salud de las personas.

Una reciente investigación, dirigida por el profesor Viren Swami de la Universidad Anglia Ruskin (ARU) y publicada en la revista Personality and Individual Differences, involucró a 506 adultos del Reino Unido con una edad promedio de 34 años.

Entre las mujeres, el estudio encontró que los sentimientos de ansiedad y estrés causados por COVID-19 se asociaron con un mayor deseo de delgadez. También encontró que la ansiedad se asoció significativamente con la insatisfacción corporal.

Entre los participantes masculinos, el estudio detectó que la ansiedad y el estrés relacionados con el virus se asociaron con un mayor deseo de ganar musculatura, y la ansiedad también se relacionó con la insatisfacción con la grasa corporal percibida.

“Los eventos traumáticos tienen un impacto en la salud mental de las personas -explicó la doctora Diana Kirszman, especialista en trastornos de la conducta alimentaria, miembro fundadora de Fundación Aiglé, representante del Ackerman Institute for Family Therapy de New York para América Latina-. En este caso el miedo al contagio y a la muerte, lo cual incrementa sensibles grados de incertidumbre y el aislamiento, favorecen la ansiedad, la tristeza, la ira, entre otros varios sentimientos adversos que afectan a la salud mental en general. El distanciamiento social y la cuarentena van en contra de la naturaleza humana. Y muy probablemente los efectos emocionales (negativos) de la cuarentena se acentúen en pacientes con trastorno de la conducta alimentaria ya que de por sí son personas que viven aisladas tanto emocional como físicamente”.

¿Qué ves cuando te ves?

La pandemia también podría estar provocando un aumento en los problemas de imagen corporal
La pandemia también podría estar provocando un aumento en los problemas de imagen corporal

La imagen corporal negativa es una de las principales causas de los trastornos alimentarios, como la anorexia y la bulimia, y este nuevo estudio se suma a una investigación reciente que indica que los temores en torno al COVID-19 y las consecuencias de las restricciones introducidas para ayudar a abordarlo podrían estar contribuyendo a una serie de problemas graves de salud mental.

El autor principal, Viren Swami, profesor de psicología social en la Universidad Anglia Ruskin (ARU), dijo: “Además del impacto del virus en sí, nuestros resultados sugieren que la pandemia también podría estar provocando un aumento en los problemas de imagen corporal. En algunos casos, estos problemas pueden tener repercusiones muy graves, incluido el desencadenamiento de trastornos alimentarios”.

Ciertamente, durante el período de bloqueo inicial de primavera, el tiempo de pantalla aumentó, lo que significa que era más probable que los sujetos estuvieran más expuestos a ideales atléticos o delgados a través de los medios, mientras que la disminución de la actividad física puede haber aumentado los pensamientos negativos sobre el peso o la forma, es posible que la ansiedad y el estrés adicionales causados por COVID-19 puedan haber disminuido los mecanismos de afrontamiento que se usan normalmente para ayudar a controlar los pensamientos negativos.

Ciertamente, durante el período de bloqueo inicial de primavera, el tiempo de pantalla aumentó, lo que significa que era más probable que los sujetos estuvieran más expuestos a ideales atléticos o delgados a través de los medios
Ciertamente, durante el período de bloqueo inicial de primavera, el tiempo de pantalla aumentó, lo que significa que era más probable que los sujetos estuvieran más expuestos a ideales atléticos o delgados a través de los medios

“Nuestro estudio -continúa Swami- también encontró que cuando estamos estresados o ansiosos, nuestras preocupaciones tienden a seguir líneas típicas de género. Durante el encierro, las mujeres pueden haberse sentido bajo una mayor presión para ajustarse a los roles y normas tradicionalmente femeninos, y los mensajes sobre superación personal pueden haber llevó a las mujeres a sentirse insatisfechas con sus cuerpos y tener un mayor deseo de delgadez”.

Hoy, a más de siete meses de aislamiento, podemos verificar que hay evidencias del aumento significativo de consultas por trastornos alimentarios. Las hipótesis que explicarían esto son, según Kirszman, “la convivencia con los familiares las 24 hs del día por el aislamiento obligado, por lo cual no tienen escapatoria para distanciarse de la comida (quienes buscan evitar comer) y pocas oportunidades de salir de casa para comprar comida (quienes se “atracan” a escondidas); la pérdida del control por la imprevisibilidad de la situación (teniendo en cuenta que son personas que el tema del control es central y la pérdida del mismo les provoca alto malestar, angustia, exacerbación de miedos, mayor probabilidad de autolesiones e incluso intentos de suicidio) y la dificultad de “mantener conductas” que habitualmente tratan de ocultar (uso de laxantes, excesivo ejercicio físico, vómitos autoinducidos, etc)”.

“Nuestros hallazgos reflejan la forma en que el estrés y la ansiedad impactan las relaciones de los hombres con sus cuerpos -afirma Swami-, particularmente en términos de ideales corporales masculinos. Dado que la masculinidad típicamente enfatiza el valor de la dureza, la autosuficiencia y la búsqueda de estatus, COVID- El estrés y la ansiedad relacionados con el 19 pueden llevar a los hombres a valorar más la importancia de ser musculosos”.

Trastornos alimentarios
Hoy, a más de siete meses de aislamiento, podemos verificar que hay evidencias del aumento significativo de consultas por Trastornos Alimentarios

Las personas con un trastorno alimentario tienen una relación compleja y problemática con los alimentos, que se ve reforzada en este momento de inseguridad y descontrol. “Las personas que transitan una problemática alimentaria se ven afectadas especialmente, y las secuelas ya se empiezan a observar -advierte Kirszman-. A corto plazo, la prevalencia de COVID significará que los enfoque de tratamiento estándar deben reconsiderarse”.

Si conocés a alguien de tu entorno que sufre desórdenes alimenticios podés ayudarlo. Comunicate con ALUBA . Teléfonos: 4306-0033, 4304-8081, 4306-9786, 4306-9789 y líneas rotativas. Un tratamiento y un control a tiempo salva vidas.

SEGUÍ LEYENDO

Trastorno de alimentación: la enfermedad silenciosa que infunde vergüenza, culpa y miedo a pedir ayuda

Qué son los trastornos alimentarios y cómo evitarlos

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba