Salud

Pacientes con síntomas de COVID-19 a largo plazo: qué se sabe hasta ahora

Los estudios preliminares y la investigación existente sobre otros coronavirus sugieren que el virus puede dañar múltiples órganos y causar algunos síntomas inesperados (Foto: Franco Fafasuli) (Franco Fafasuli/)

La lista de enfermedades persistentes de COVID-19 es más larga y variada de lo que la mayoría de los médicos podría haber imaginado. Las secuelas reportadas en todo el mundo incluyen fatiga, latidos cardíacos acelerados, falta de aliento, dolor en las articulaciones, pensamiento confuso, pérdida persistente del sentido del olfato y daños en el corazón, los pulmones, los riñones y el cerebro.

Es probable que parte del daño sea un efecto secundario de tratamientos intensivos como la intubación, mientras que otros problemas persistentes podrían ser causados por el propio virus. Pero los estudios preliminares y la investigación existente sobre otros coronavirus sugieren que el virus puede dañar múltiples órganos y causar algunos síntomas inesperados.

La evidencia de brotes de coronavirus anteriores, especialmente la epidemia del síndrome respiratorio agudo severo (SARS), sugiere que estos efectos pueden durar años. Y aunque en algunos casos las infecciones más graves también causan los peores impactos a largo plazo, incluso los casos leves pueden tener efectos que cambian la vida, en particular un malestar persistente similar al síndrome de fatiga crónica.

Y lo que se observa es que la probabilidad de que un paciente desarrolle síntomas persistentes es difícil de precisar y no estaría relacionado con que la persona haya presentado un cuadro grave de la enfermedad.

La probabilidad de que un paciente desarrolle síntomas persistentes es difícil de precisar y no estaría relacionado con que la persona haya presentado un cuadro grave de la enfermedad (REUTERS/Edgard Garrido)
La probabilidad de que un paciente desarrolle síntomas persistentes es difícil de precisar y no estaría relacionado con que la persona haya presentado un cuadro grave de la enfermedad (REUTERS/Edgard Garrido) (EDGARD GARRIDO/)

Lo cierto es que muchos investigadores ahora están lanzando estudios de seguimiento de personas que habían sido infectadas con SARS-CoV-2. Varios de estos se centran en daños a órganos o sistemas específicos; otros planean rastrear una variedad de efectos. Lo que encuentren será crucial para tratar a aquellos con síntomas prolongados y tratar de evitar que persistan nuevas infecciones.

En este contexto, una investigación publicada en medRxiv, cuyo objetivo fue el de conocer el porcentaje de pacientes con COVID-19 que experimentan síntomas como fatiga, dolor de cabeza, disnea, anosmia y otros de larga duración reveló que aproximadamente el 10% de las personas de 18 a 49 años todavía luchaba con síntomas cuatro semanas después de enfermarse, que el 4,5% de todas las edades tenía síntomas durante más de ocho semanas y el 2,3% seguía con signos durante más de 12 semanas.

Otro estudio que analizó a pacientes que no requirieron hospitalización descubrió que alrededor del 25% todavía tenía al menos un síntoma después de 90 días. Los síntomas a largo plazo en las personas con COVID-19 fueron anosmia, dificultad para concentrarse, disnea, pérdida de memoria, confusión, dolor de cabeza, palpitaciones cardíacas, dolor de pecho, dolor al respirar profundamente, mareos y taquicardia.

paramedico - mexico - 03072020 - salud - ambulancia - primeros auxilios
La lista de enfermedades persistentes de COVID-19 es más larga y variada de lo que la mayoría de los médicos podrían haber imaginado (Photo by Pedro PARDO / AFP) (PEDRO PARDO/)

Otra investigación reveló que pacientes con COVID-19 experimentaron hasta 98 síntomas diferentes de la enfermedad. “No están lo suficientemente enfermos como para ser hospitalizados, pero sufren síntomas muy graves, a veces durante mucho tiempo en casa”, dijo Natalie Lambert, profesora asociada de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana, en Estados Unidos.

Lambert se asoció con un grupo de apoyo de COVID-19 llamado Survivor Corps para encuestar a los pacientes en la página de Facebook del grupo sobre sus síntomas. Ella estimó que más de 1500 miembros del grupo dieron sus respuestas. El cuestionario solicitó a los usuarios que identificaran qué síntomas estaban experimentando y les permitió agregar síntomas que Lambert no había considerado.

En total, los pacientes informaron 98 síntomas diferentes que atribuyeron a su diagnóstico COVID-19. En parte, esos síntomas incluyeron mareos, ansiedad, dolor de cabeza, erupciones cutáneas, pintura en las articulaciones, falta de aliento, acidez estomacal, diarrea y fiebre. También informaron dificultades con la memoria, el pensamiento, el sueño y la visión. Más de una cuarta parte de los encuestados dijeron que experimentaron dolor continuo, como dolores corporales, dolor nervioso y dolor en las articulaciones.

La fatiga es uno de los síntomas que persisten durante más tiempo (Shutterstock)
La fatiga es uno de los síntomas que persisten durante más tiempo (Shutterstock)

“Necesitamos pautas clínicas sobre cómo debería ser la atención de los sobrevivientes de COVID-19”, explicó Nahid Bhadelia, médico especialista en enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston, que ha impulsado una clínica para ayudar a las personas con COVID- 19. “Eso no puede evolucionar hasta que cuantifiquemos el problema”.

Pero, ¿cuál es la causa de este fenómeno? “El virus SARS-CoV-2 causante de COVID-19 entra a las células que infecta a través de la unión con un receptor específico llamado ‘enzima convertidora de la angiotensina’ (ACE2 del inglés) que normalmente tiene una función relacionada con el sistema cardiovascular, la regulación de la presión arterial y la modulación del sistema inflamatorio celular”, explicó a Infobae el médico neurólogo Conrado Estol (MN 65005), quien ahondó: “El ACE2 regula los efectos de una hormona llamada angiotensina II, que aumenta la presión arterial e inflamación causando daño en los tejidos. Cuando el virus que causa COVID-19 se une al ACE2, impide que este regule los efectos negativos de la angiotensina II y esto lleva al daño celular”.

El problema -según Estol- “es que casi todos los órganos y todo el sistema circulatorio del cuerpo tiene receptores ACE2 lo que explica que el virus cause lesiones en diferentes órganos y en el sistema circulatorio”.

FILE PHOTO: Medical staff member are seen next to a patient suffering from the coronavirus disease (COVID-19) in the intensive care unit at the Papa Giovanni XXIII hospital in Bergamo, Italy May 12, 2020. REUTERS/Flavio Lo Scalzo/File Photo
FILE PHOTO: Medical staff member are seen next to a patient suffering from the coronavirus disease (COVID-19) in the intensive care unit at the Papa Giovanni XXIII hospital in Bergamo, Italy May 12, 2020. REUTERS/Flavio Lo Scalzo/File Photo (Flavio Lo Scalzo/)

Y es que el COVID-19 a menudo ataca primero a los pulmones, pero no es simplemente una enfermedad respiratoria, y en muchas personas, los pulmones no son el órgano más afectado.

¿Cuál es el síntoma que más persistió? “Fatiga. Las personas se sienten agotadas incluso por esfuerzos mínimos. Se sienten sin energía. Las razones que explican esto aún están bajo escrutinio: tanto las dimensiones físicas como psicológicas deben investigarse más a fondo”, había señalado a este medio el Dr. Angelo Carfì.

Durante los últimos nueve meses, un número creciente de personas ha informado de un agotamiento y malestar paralizante después de tener el virus. Los grupos de apoyo en sitios como Facebook albergan a miles de miembros; luchan por levantarse de la cama o por trabajar más de unos minutos u horas seguidas.

FILE PHOTO: A pulse oximeter is placed on the hand of a patient at the intensive care unit (ICU) of the Sotiria hospital, during the coronavirus disease (COVID-19) outbreak, in Athens, Greece, April 7, 2020. REUTERS/Giorgos Moutafis/File Photo
FILE PHOTO: A pulse oximeter is placed on the hand of a patient at the intensive care unit (ICU) of the Sotiria hospital, during the coronavirus disease (COVID-19) outbreak, in Athens, Greece, April 7, 2020. REUTERS/Giorgos Moutafis/File Photo (Giorgos Moutafis/)

En este sentido, un estudio 7 de 143 personas con COVID-19 dadas de alta de un hospital en Roma encontró que el 53% había informado fatiga y el 43% tenía dificultad para respirar 2 meses (en promedio) después de que comenzaron sus síntomas. Un estudio de pacientes en China mostró que el 25% tenía una función pulmonar anormal después de 3 meses, y que el 16% todavía estaba fatigado.

Paul Garner, investigador de enfermedades infecciosas de la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, lo ha experimentado de primera mano. Sus síntomas iniciales fueron leves, pero desde entonces ha experimentado “una montaña rusa de mala salud, emociones extremas y agotamiento total”. Su mente se volvió “nebulosa” y aparecían nuevos síntomas casi todos los días, desde dificultad para respirar hasta artritis en sus manos.

Las personas que informan fatiga crónica después de tener COVID-19 describen dificultades similares. En los foros, muchos dicen que han recibido poco o ningún apoyo de los médicos, tal vez porque muchos de ellos solo mostraban síntomas leves, o ninguno en absoluto, y nunca fueron hospitalizados o en peligro de muerte. “No será fácil establecer con certeza los vínculos entre COVID-19 y la fatiga -dice Randolph-. No parece limitarse a los casos graves. Es común en personas que tenían síntomas leves y que, por lo tanto, es posible que no se hayan realizado la prueba del virus”.

A pesar de que los estudios científicos sobre el COVID-19 son muchos, aún quedan incógnitas sin una respuesta concreta que se esperan resolver conforme pase el tiempo.

SEGUÍ LEYENDO

El coronavirus de larga duración no necesariamente ocurre en casos graves

Fatiga, dificultad para respirar, dolor: los 17 síntomas que pueden persistir después de superar el COVID-19

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba