Salud

¿Qué es la estimulación cerebral profunda y por qué es un tratamiento eficaz para el Parkinson?

Se trata de un tratamiento establecido para las personas con la enfermedad que no responden adecuadamente a la terapia médica. Es un procedimiento quirúrgico en el que se implantan electrodos en ciertas áreas del cerebro, generando impulsos eléctricos para controlar la actividad cerebral anormal (Shutterstock)

La estimulación cerebral profunda (DBS por sus siglas en inglés) es un campo en crecimiento en la neurocirugía que ha dado esperanza a las personas con enfermedades debilitantes. Según una investigación reciente, publicada en la revista científica Science Daily, para las personas con enfermedad de Parkinson avanzada, se ha demostrado que la estimulación cerebral profunda es más eficaz que los medicamentos para controlar sus problemas de movimiento.

Se trata de un tratamiento establecido para las personas con la enfermedad que no responden adecuadamente a la terapia médica. Es un procedimiento quirúrgico en el que se implantan electrodos en ciertas áreas del cerebro, generando impulsos eléctricos para controlar la actividad cerebral anormal.

La DBS ha sido utilizada por médicos desde la década de 1930, sobre todo por el neurocirujano Wilder Penfield, que inicialmente utilizó este método para tratar a pacientes con epilepsia. En 1987, un equipo de neurocirugía en Grenoble, Francia, desarrolló la versión moderna de la DBS como una forma eficaz de tratar el temblor esencial y la enfermedad de Parkinson. Según un artículo de 2019 publicado en Nature, más de 160.000 pacientes de todo el mundo se han beneficiado de la estimulación cerebral profunda para tratar una variedad de afecciones.

Actualmente, está aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) para tratar a pacientes con trastornos del movimiento, incluida la enfermedad de Parkinson, temblor esencial y epilepsia. La FDA sancionó el uso de estimulación cerebral profunda para el trastorno obsesivo compulsivo refractario y la distonía bajo la exención de dispositivos humanitarios. Sin embargo, los científicos creen que aprovechar el cerebro podría tratar una amplia variedad de afecciones y continúan explorando la estimulación cerebral profunda como una posible terapia para una variedad de afecciones, incluidos ciertos tipos de depresión, dolor crónico, síndrome de Tourette y enfermedad de Alzheimer.

Si bien los expertos aún no están seguros de cómo afecta exactamente la DBS a la red neuronal, la teoría predominante es que el procedimiento causa lo que se llama una lesión informativa: las redes en el cerebro se comunican con mala información, lo que causa la disfunción neurológica, pero la DBS produce una constante flujo de impulsos eléctricos, entre dos y cuatro miliamperios, para ahogar la mala información con ruido blanco.

“Esta persona sufre un Párkinson muy severo. Le colocan un estimulador cerebral. Primero tiembla, cuando la médica activa el estimulador, vale la pena verlo. La ciencia obra milagros”, escribió en su cuenta de Twitter el infectólogo argentino Carlos Javier Regazzoni (Infobae)

El tratamiento de la enfermedad de Parkinson (EP) tiene como objetivo reducir los síntomas, ya que no se ha establecido ningún tratamiento que pueda modificar la progresión de la enfermedad. La reducción de los síntomas mediante el tratamiento con levodopa y otros agentes dopaminérgicos es muy eficaz, pero en las etapas posteriores de la enfermedad, el tratamiento de las fluctuaciones motoras y no motoras puede resultar complicado. Cuando el tratamiento médico oral resulta insuficiente para reducir el temblor o las fluctuaciones motoras, la estimulación cerebral profunda es una opción de tratamiento sintomático eficaz y bien establecido.

Para los especialistas, es importante aclarar que no es una cura para la enfermedad ni detiene la progresión de la enfermedad, pero muchos pacientes experimentan una reducción significativa de sus síntomas después de la cirugía. La mayoría de los pacientes aún necesitarán tomar medicamentos incluso después del procedimiento, pero la estimulación cerebral profunda puede llevar a una reducción en la cantidad requerida. Esto, a su vez, puede reducir los efectos secundarios inducidos por medicamentos, como la discinesia.

La estimulación cerebral profunda subtalámica mejora el sueño y la sudoración excesiva en la enfermedad de Parkinson, demostró un estudio publicado en octubre en NPJ, una revista científica dedicada a destacar los avances científicos más importantes en la enfermedad. “La enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa común diagnosticada por los signos motores clásicos de bradicinesia, temblor y / o rigidez. Sin embargo, se ha reconocido cada vez más que la EP es un trastorno multisistémico complejo con síntomas motores y no motores (SNM). El SNM se puede dividir en cuatro dominios: síntomas autónomos, del sueño, neuropsiquiátricos y sensoriales, incluido el dolor. Los SNM tienen un impacto significativo en la calidad de vida , a menudo incluso en mayor medida que los síntomas motores”, advirtieron los investigadores.

Siguiente paso: hablar con el cerebro

Deep Brain Stimulation
La capacidad de registrar la actividad cerebral es un hito importante que indudablemente impulsará el campo de DBS aún más hacia el futuro de los dispositivos inteligentes (Shutterstock)

Debido a que el cerebro es un órgano eléctrico que utiliza una sinfonía de corrientes eléctricas para comunicarse consigo mismo y con el cuerpo, la siguiente fase de la evolución de DBS es utilizar los impulsos eléctricos para esencialmente “hablar” con el cerebro en su propio idioma. “Todavía no estamos hablando con el cerebro de una manera inteligente”, reconoció el neurocirujano Joshua Rosenow en diálogo con la revista de ciencia estadounidense Discover. “Estamos tratando de ser inteligentes acerca de dónde hablamos con el cerebro, pero todavía no estamos usando patrones inteligentes de estimulación”.

A principios de este año, Medtronic, uno de los tres principales fabricantes de dispositivos DBS del mundo, lanzó Percept PC Neuroestimulator, el primer dispositivo DBS de su tipo que puede monitorear y rastrear señales cerebrales. “A diferencia de otros generadores de pulsos que se han utilizado para la estimulación cerebral profunda durante los últimos 30 años, este dispositivo tiene la capacidad de detectar y registrar las ondas cerebrales que ocurren alrededor de los electrodos en el cerebro”, dice Albert Fenoy, neurocirujano de Memorial Hermann Hospital en Houston, quien fue el primero en implantar el dispositivo en Texas. La capacidad de registrar la actividad cerebral es un hito importante que indudablemente impulsará el campo de DBS aún más hacia el futuro de los dispositivos inteligentes.

“Si puede registrar esta información en un umbral específico, entonces tiene la capacidad de estimular cuando esas señales cerebrales son aberrantes para detener esa disfunción y, por lo tanto, mejorar la sintomatología”, sostiene Fenoy. “Podemos marcar en un umbral específico de parámetros cuando este dispositivo será estimulante. No está encendido continuamente porque las señales cerebrales pueden no ser continuamente aberrantes”.

Pero la DBS, al igual que con muchos otros descubrimientos científicos y avances tecnológicos anteriores, no está exenta de preocupaciones. “Como cualquier tecnología, se puede utilizar para los enfermos”, dice Philip Starr, neurocirujano de UCSF Health. “Hay consideraciones de privacidad. Con un dispositivo sensor, ¿alguien puede piratear tu dispositivo cerebral y leer las señales cerebrales? Con el tiempo, probablemente habrá una forma en la que las señales cerebrales puedan identificarlo, de la misma manera que un escaneo de retina o una huella digital lo identifican”.

Deep Brain Stimulation
Para las personas con enfermedad de Parkinson avanzada, se ha demostrado que la estimulación cerebral profunda es más eficaz que los medicamentos para controlar sus problemas de movimiento. Pero la investigación ha sido mixta sobre si el tratamiento puede aumentar el riesgo de desarrollar demencia (Shutterstock)

Para las personas con enfermedad de Parkinson avanzada, se ha demostrado que la estimulación cerebral profunda es más eficaz que los medicamentos para controlar sus problemas de movimiento. Pero la investigación ha sido mixta sobre si el tratamiento puede aumentar el riesgo de desarrollar demencia. Sin embargo, según un nuevo estudio publicado en la revista científica Science Daily, “las personas con Parkinson y sus familias, pueden aprovechar los beneficios de la estimulación cerebral profunda sin preocuparse de que aumente la probabilidad de desarrollar trastornos caracterizados por el deterioro de las funciones cerebrales”.

La investigación involucró a 175 personas con enfermedad de Parkinson con una edad promedio de 56 años que tenían estimulación cerebral profunda. Tuvieron Parkinson durante un promedio de 12 años cuando se les implantó el estimulador. Luego, los investigadores revisaron a las personas después de un año, cinco años y 10 años para ver cuántas personas habían desarrollado demencia.

Después de un año, cuatro personas habían desarrollado demencia, o el 2,3%. Después de cinco años, 142 personas estaban disponibles para las pruebas y 12 personas tenían demencia, o un 8,5%. A los 10 años, 104 personas todavía estaban disponibles para las pruebas y 31 personas tenían demencia, o el 29,8%. La tasa de incidencia global fue de 35,6 por 1.000 personas-año.

“Estas tasas no son más altas que las informadas en la población general de personas con Parkinson”, dijo la autora del estudio, Elena Moro, MD, de la Universidad de Grenoble Alpes en Grenoble, Francia, y miembro de la Academia Estadounidense de Neurología. “Los pocos estudios que están disponibles con una duración similar de la enfermedad han informado tasas más altas de demencia. Otros estudios de personas con Parkinson que están tomando medicamentos para sus síntomas muestran una tasa de incidencia de demencia que varía de 50 a 100 por 1.000 personas-año”.

Y concluyó: "Conocer estos predictores puede ayudarnos a seleccionar a las personas que responderían mejor a la estimulación cerebral profunda y que podrían tener un mayor riesgo de tener un resultado cognitivo deficiente”.

SEGUÍ LEYENDO:

Científicos evalúan si el COVID-19 se relaciona con la enfermedad de Parkinson

Último avance en Parkinson: médicos de EEUU trasplantan células cerebrales a un paciente

Un estudio relaciona la contaminación del aire con el Alzheimer y el Parkinson

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba