Salud

Por qué es importante contar con un oxímetro de pulso en casa: la diferencia en algunos casos entre la vida y la muerte

Según los NHS del Reino Unido, agencia sanitaria, es importante contar con un oxímetro de pulso para el seguimiento de los pacientes COVID

Los pacientes con COVID-19 que no necesitan atención hospitalaria inmediata pero que tienen un alto riesgo de desarrollar síntomas graves deberían recibir oxímetros de pulso para que los usen en el hogar y así poder reducir el riesgo de deterioro grave.

NHS England, el Servicio Nacional de Salud británico, ha comprado alrededor de 200.000 pulsioxímetros para el plan, al que podrán acceder los grupos clínicos de toda Inglaterra.

La iniciativa se implementará en todo el país durante las próximas seis semanas y está dirigida por Matthew Inada-Kim, líder clínico nacional para el deterioro en NHS England y consultor en medicina general y aguda en Hampshire Hospitals NHS Foundation Trust.

La entidad ha advertido desde el inicio de la pandemia que es necesaria una intervención médica si los niveles de saturación de oxígeno comienzan a caer. Pero durante la primera ola quedó claro que algunos pacientes desarrollaron hipoxia silenciosa, en la que se produjo desaturación, pero no mostraron síntomas obvios, como dificultad para respirar o sentirse muy mal. Estos pacientes tendían a requerir soporte respiratorio invasivo y tenían malos resultados.

Kamal Kumari muestra la lectura en un oxímetro de pulso de un paciente contagiado de COVID-19, en su celular, Nueva Delhi, India, 26 agosto 2020. REUTERS/Adnan Abidi
Kamal Kumari muestra la lectura en un oxímetro de pulso de un paciente contagiado de COVID-19, en su celular, Nueva Delhi, India, 26 agosto 2020. REUTERS/Adnan Abidi (ADNAN ABIDI/)

Control sin hospitalización

Nigel Watson, director ejecutivo de Wessex Local Medical Committees, que se espera sea una de las primeras áreas en implementar el esquema de monitoreo en el hogar, dijo que: “la evidencia ahora era bastante sólida de que si la saturación de oxígeno caía al 94% o 93% el riesgo de mortalidad aumentaba a alrededor del 13%, y si cayera por debajo de ese nivel, el riesgo crecía alrededor del 28%”.

La idea es crear “salas virtuales de COVID” de pacientes en riesgo, como personas mayores de 65 años o menores de 65 con una condición crónica, y monitorear la saturación de oxígeno a través de pacientes que toman lecturas y las relacionan con sus equipos de salud. “Si comienza a disminuir y particularmente llega al 94%, entonces posiblemente se tomará alguna acción, que puede incluir que el paciente sea admitido en el hospital”, explicó Watson.

Las áreas piloto han utilizado varios arreglos para monitorear a los pacientes. En North Hampshire, un grupo de consultorios generales contrató a dos enfermeras especializadas para administrar el servicio, mientras que en Southampton la federación de médicos de cabecera local dirigió el servicio. En la Isla de Wight, el servicio estaba a cargo del hospital local. “Tienen diferentes modelos de gestión, pero esencialmente el camino es el mismo”, dijo Watson.

Se recomienda a los pacientes ponerse en contacto con lo profesionales de la salud si el número de su saturación de oxígeno en sangre baja del 92 por ciento o menos
Se recomienda a los pacientes ponerse en contacto con lo profesionales de la salud si el número de su saturación de oxígeno en sangre baja del 92 por ciento o menos

Rob Barnett, presidente del Comité Médico Local de Liverpool, confirmó que en su área los funcionarios de salud estaban trabajando en cómo se podrían implementar “salas de COVID virtual” para garantizar la admisión de pacientes en el hospital "antes de que sus niveles hayan bajado demasiado para hacer la recuperación casi imposible. Pero señaló que esto pondría más presión sobre el sistema hospitalario.

“A medida que monitoreamos a más pacientes en la comunidad, sabremos cuál es el punto de inflexión para que ingresen al hospital, que probablemente sea antes de lo que podríamos hacer si no los estuviéramos monitoreando en absoluto -dijo-. Entonces, la recuperación será mejor, pero en realidad creo que sin darnos cuenta significa que vamos a tener aún más pacientes en el hospital”.

Según precisó Infobae en esta nota, un oxímetro de pulso es un dispositivo pequeño que parece una especie de pinza para ropa pero más grande. Te lo puedes poner en el dedo cómodamente (la mayoría exige tener la uña hacia arriba) y en unos segundos se encienden unas luces con números que indican tu nivel de oxígeno en el cuerpo y tu ritmo cardíaco. La mayoría de la gente sana tendrá una lectura de oxígeno de entre el 95 y el 98 por ciento. Algunas personas con padecimientos existentes podrían tener una lectura normal más baja. Debes ponerte en contacto con tu doctor si el número baja del 92 por ciento o menos.

El dispositivo también mostrará tu ritmo cardíaco. El ritmo cardíaco normal para un adulto en reposo oscila entre los 60 y los 100 latidos por minuto, aunque los atletas con un acondicionamiento cardiovascular mayor tendrán un pulso más bajo.

oxímetro (Foto: Twitter@itelloarista)
Un oxímetro de pulso es un dispositivo pequeño que se coloca en un dedo e indica tu nivel de oxígeno en el cuerpo y tu ritmo cardíaco (Foto: Twitter@itelloarista)

Cuando metes el dedo en un oxímetro de pulso, emite diferentes longitudes de onda de luz a través de tu dedo (no se siente nada). Está en busca de hemoglobina, una molécula de proteína en la sangre que transporta el oxígeno. La hemoglobina absorbe diferentes cantidades y longitudes de onda de luz según el nivel de oxígeno que transporte. Tu oxímetro de pulso mostrará una lectura numérica: un porcentaje que indica el nivel de saturación de oxígeno en la sangre. Si has ido a una consulta con algún doctor en los últimos veinte años, has usado un oxímetro de pulso.

El dispositivo funciona mejor con manos calientes que con manos frías. Además, debido a que los niveles de oxígeno pueden fluctuar, considera tomar mediciones varias veces al día. También pruébalo en distintas posiciones: por ejemplo, acostado o caminando.

La mayoría de los técnicos de la salud colocarán el dispositivo en los dedos índices, pero un estudio con 37 voluntarios reveló que las lecturas más altas provienen del dedo medio de la mano dominante. El segundo más cercano fue el pulgar dominante. Por lo tanto, si eres diestro, usa el dedo medio de la mano derecha. Si eres zurdo, usa el dedo medio de la mano izquierda. La diferencia entre los dedos es pequeña, así que, si prefieres el dedo índice, está bien.

SEGUÍ LEYENDO:

Qué es un oxímetro de pulso y para qué serviría tenerlo en casa durante la pandemia de coronavirus

Guía paso a paso para el paciente recuperado por COVID-19: a qué tienen que estar atentos los que vencieron al virus

Una dosis de optimismo frente al avance de la pandemia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba