Salud

Cómo se preparan los primeros hospitales para vacunar a su personal contra el COVID-19

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) informaron recientemente que el 6% de los adultos hospitalizados con COVID-19 de marzo a mayo eran trabajadores de la salud (REUTERS) (TATYANA MAKEYEVA/)

La tragedia reciente de un médico voluntario que falleció en Brasil luego de recibir la vacuna, aunque luego se aclaró que su deceso fue resultado de complicaciones en una enfermedad paralela, subraya el riesgo continuo de COVID-19 para los trabajadores de la salud, quienes han sido designados por paneles asesores de los Estados Unidos como parte de la Fase 1A, los primeros en recibir dosis de cualquier vacuna aprobada.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) informaron recientemente que el 6% de los adultos hospitalizados con COVID-19 de marzo a mayo eran trabajadores de la salud. El informe se basó en datos de vigilancia de 13 estados de EEUU. La edad media de los pacientes fue de 49 años. La agencia fijó una “fecha de preparación” para la vacunación el 15 de noviembre para las jurisdicciones, como los departamentos de salud estatales, aunque es poco probable que una vacuna esté autorizada para entonces.

“Mientras los hospitales se esfuerzan por prepararse, su lema es flexibilidad. Todavía no saben cuántas dosis iniciales recibirán, de qué vacuna ni en qué plazo. Tienen una infraestructura sofisticada para administrar vacunas contra la influenza cada otoño, pero ese marco no se alinea con los escenarios probables de suministro limitado, requisitos de informes adicionales, regímenes de dos dosis y diferentes necesidades de almacenamiento”, explica la periodista especializada Michele Cohen Marill en un reciente material publicado por el medio especializado Medscape.

“Las organizaciones de atención médica se han enfrentado constantemente al desafío. Creo de todo corazón en su potencial para hacer esto”, indicó en el documento Anna Legreid Dopp, PharmD, directora senior de mejora de la calidad y directrices de la Sociedad Estadounidense de Farmacéuticos de Sistemas de Salud.

Los trabajadores de la salud generalmente deben recibir una variedad de vacunas, incluidas las del sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) y la tos ferina (REUTERS)
Los trabajadores de la salud generalmente deben recibir una variedad de vacunas, incluidas las del sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) y la tos ferina (REUTERS) (LIM HUEY TENG/)

Incluso después de meses de cuidar a los pacientes con coronavirus, la mayoría de los médicos siguen siendo vulnerables a las infecciones, en el trabajo y en sus comunidades. Eso fue lo que el médico de medicina ocupacional Kevin Smith, MD, se dio cuenta cuando su sistema de salud, ProMedica, con sede en Toledo, Ohio, ofreció pruebas de anticuerpos a sus 50.000 empleados. “Aproximadamente el 2% de las 6933 pruebas dadas resultaron positivas”, declaró en el artículo publicado en Medscape.

Sin embargo, muchos médicos, enfermeras y otros trabajadores de la salud comparten el escepticismo del público sobre la seguridad y la eficacia de una vacuna que recibe la rápida aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de los EEUU (FDA) para uso de emergencia. Aproximadamente la mitad de las enfermeras (47%) y casi 1 de cada 3 médicos (30%) dicen que no quieren recibir la vacuna cuando está disponible por primera vez o que no están seguros de la vacunación, según una encuesta de Medscape.

Debido a que la vacunación de los trabajadores de la salud preparará el escenario para la aceptación pública de la vacuna, los epidemiólogos de los hospitales están preocupados. “Sabemos que habrá algunas dudas en la fuerza laboral de atención médica, al igual que en el público en general”, declaró Marci Drees, directora de prevención de infecciones y epidemióloga hospitalaria de Christiana Care Health System en Newark, Delaware, y enlace desde la Society for Healthcare Epidemiology of America hasta el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización de los CDC. “No creo que podamos esperar que nadie se vacune si no estamos dispuestos a vacunarnos nosotros mismos”, expresó.

Los trabajadores de la salud generalmente deben recibir una variedad de vacunas, incluidas las del sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) y la tos ferina. Cada año, cerca de la mitad de los trabajadores de la salud de EEUU reciben una vacuna contra la influenza en virtud de un mandato laboral. Pero COVID-19 será diferente. La FDA requiere que cualquier persona que reciba productos bajo una autorización de uso de emergencia (EUA) reciba información sobre riesgos y beneficios y tenga la opción de rechazarlos. En cambio, los hospitales dependerán de la educación, ya que ofrecen una nueva vacuna (o más de una) que tendrá una efectividad mínima del 50%.

ProMedica, organización sin fines de lucro dedicada a la atención sanitaria en Estados Unidos, no requiere que los empleados se vacunen contra la gripe, pero los que se niegan deben obtener una nota de un médico que indique que han hablado sobre los riesgos y beneficios de la vacuna. “Se puede usar un enfoque similar con una vacuna COVID-19, en la que se puede requerir que los empleados aprendan sobre la vacuna antes de rechazarla -dice Smith-. Creo que algunas personas dirán que no quieren aplicársela”.

Al igual que sus colegas en todo el país, Smith está identificando a los trabajadores de la salud que están involucrados en la atención directa de los pacientes con COVID-19 y tienen mayor riesgo de exposición. Incluso dentro del nivel superior, aquellos que realizan las tareas más riesgosas, como los terapeutas respiratorios que brindan tratamientos respiratorios que esparcen aerosoles y gotitas, serán etiquetados como un grupo prioritario. “Los trabajadores de la salud que pasan la mayor parte del tiempo cerca de los pacientes con COVID-19, como las enfermeras en una unidad especializada, también probablemente reciban las primeras dosis”, dice.

Sostener la aplicación

Independientemente de la vacuna, un mensaje permanece igual: las precauciones de COVID deben continuar (REUTERS)
Independientemente de la vacuna, un mensaje permanece igual: las precauciones de COVID deben continuar (REUTERS) (YVES HERMAN/)

Los hospitales son expertos en aumentar las campañas de vacunación. Por ejemplo, el año pasado, el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, Tennessee, vacunó a casi 16.000 empleados contra la influenza en su evento “Flulapalooza” de un día. El centro médico incluso ganó un récord mundial Guinness en 2011 por dar la mayor cantidad de vacunas en 8 horas.

El décimo aniversario del evento se canceló este año debido a las restricciones de COVID-19. En cambio, enfermeras, farmacéuticos y otros médicos colaboraron para vacunar a sus compañeros de trabajo contra la influenza. Ahora, los planes para la vacunación COVID-19 avanzan en medio de la incertidumbre.

En lugar de realizar un evento masivo, “los mecanismos de prestación deberán ser más específicos y centrados”, declaró Lori Rolando, directora de la Clínica de Salud Ocupacional de Vanderbilt. En la versión más reciente de los CDC de su plan del programa de vacunación, la agencia recomienda administrar las vacunas en un área que permita a las personas permanecer a una distancia de cerca de dos metros y que esperen 15 minutos después de recibir la inyección para asegurarse de que no se debiliten y desmayen, un riesgo potencial común a casi todas las vacunas. Esa es la parte fácil. La planificación se vuelve más compleja, dada la incertidumbre sobre qué vacunas recibirán aprobación y cuál recibirá cada hospital.

Si la vacuna Pfizer/BioNTech que recibe EUA es de alrededor de 10 a 20 millones de dosis disponibles en noviembre y otras tantas en diciembre, los contenedores ultrafríos utilizados para enviarlas deben reponerse con hielo seco dentro de las 24 horas posteriores a la recepción y cada 5 días a partir de entonces. Los hospitales necesitarán sondas de temperatura para monitorear el almacenamiento en los contenedores. El producto debe diluirse y luego debe usarse dentro de las 6 horas. Una serie de procedimientos y exigencias complejas.

La vacuna Moderna será algo menos abundante al principio. Se esperan alrededor de 10 millones de dosis en noviembre y 15 para fines de diciembre. Los viales de 10 dosis se almacenan en un congelador. Una vez que se colocan en un refrigerador para descongelar, deben usarse dentro de los 7 días, y extraídas de allí deben usarse dentro de las 12 horas. Quien esté a cargo de aplicarla deben girar, sin agitar, el vial antes de administrar una dosis, según el libro de indicaciones de los CDC.

A medida que surja más información sobre las vacunas, las instrucciones pueden cambiar, y Smith está preparado para escenarios cambiantes. “Todos estos son planes preliminares. Vamos a modificar a medida que avancemos”, dice.

La vacuna Pfizer requiere una segunda dosis a los 21 días y la Moderna a los 28. Además de utilizar sistemas de información para rastrear las vacunas y cualquier efecto adverso, los hospitales entregarán a los empleados una tarjeta que indica qué vacuna recibieron, la fecha en que se administró y la fecha en la que deben regresar. El plazo para la segunda dosis no parece ser flexible.

Independientemente de la vacuna, un mensaje permanece igual: las precauciones de COVID deben continuar. Eso significa el uso de máscaras, el distanciamiento social y el lavado de manos, prácticas que también deben seguir los trabajadores de la salud que dan positivo en la prueba de anticuerpos adquiridos naturalmente. “No creo que nadie espere que la vacuna COVID-19 sea 100% efectiva para prevenir la enfermedad -declaró Rolando en el documento de Medscape-. Por lo tanto, todas las demás herramientas de nuestra caja de también deberán seguir utilizándose”.

SEGUÍ LEYENDO:

Brasil autorizó a retomar los ensayos de la vacuna Coronavac contra el coronavirus

Cuál es el estado de la carrera global para hallar una vacuna contra el coronavirus

Los 11 datos más relevantes sobre la vacuna de Pfizer contra el COVID-19

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba