Salud

A la caza de los orígenes del COVID-19: los desafíos de la OMS para desentrañar el misterio de la raíz de la pandemia

El 5 de noviembre, la OMS dio a conocer discretamente detalles sobre su misión con China, que describe como un estudio global de los orígenes del SARS-CoV-2 (REUTERS) (Aly Song/)

Han pasado diez meses desde que los funcionarios de salud citaron el mercado mayorista de mariscos de Huanan de Wuhan como el punto cero de la pandemia de COVID-19, y durante casi el mismo tiempo ha existido un debate global sobre cómo comenzó la pandemia. Pero el público pronto podrá conocer las respuestas a medida que la Organización Mundial de la Salud se embarque en las etapas finales de una búsqueda de los orígenes del coronavirus.

Durante una conferencia de prensa el 23 de octubre, Michael Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, dijo que los científicos chinos ya han comenzado los primeros estudios para la investigación de dos fases. Según lo que encuentren esos expertos, la OMS luego desplegará un equipo internacional en China para colaborar con muchos de los principales científicos del país en el rastreo de las raíces de COVID-19. Una semana después, el director general de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, aseguró que un grupo de expertos internacionales había mantenido una primera reunión virtual con sus homólogos chinos, antes de prometer el pleno apoyo de la OMS al proceso. Y el 5 de noviembre, la OMS dio a conocer discretamente detalles sobre su misión con China, que describe como un estudio global de los orígenes del SARS-CoV-2.

La demora de meses en el inicio de esta investigación ha generado críticas de investigadores de salud pública y líderes mundiales, como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que han acusado a la OMS de ser demasiado respetuosa con los deseos de China. Durante la primera fase de la búsqueda, un equipo de la OMS no estará presente para las encuestas sobre el terreno y solo revisará y discutirá los datos recopilados por investigadores chinos. Algunos informes han descrito este arreglo como la responsabilidad que cede la OMS, dado que la organización está patrocinada por naciones individuales y China es su segundo mayor donante después de Estados Unidos.

Pero los detectives de enfermedades que han trabajado en búsquedas similares dicen que esto es lo mismo. La OMS carece de personal —con 7.000 empleados distribuidos en 150 países— para realizar una investigación a gran escala por sí misma y siempre depende de equipos nacionales o voluntarios internacionales para el trabajo de campo.

“Si entras con una mentalidad de quién es la culpa, tu opinión es diferente a si te preguntas por qué se extendió y qué podemos aprender”, dice Sian Griffiths, quien copresidió la investigación del gobierno de Hong Kong sobre la epidemia de SARS en 2003. La especialista enfatiza la necesidad de objetividad en tal proceso: “Francamente, mirar hacia atrás y culpar no es muy relevante”.

En 2003, un equipo de la OMS llegó a China casi tres meses después del caso inicial del brote de coronavirus del SARS y aún pudo identificar la fuente animal en cuestión de semanas. Tal localización es posible mucho después de la aparición de enfermedades gracias al rastreo genético, que solo se ha vuelto más avanzado desde entonces. Esa experiencia, y otras investigaciones pasadas, pueden revelar lo que el público debería esperar de este último esfuerzo de búsqueda de virus.

La caza del huésped

Meses de investigación genética ya han concluido que la pandemia comenzó con lo que se conoce como un desbordamiento zoonótico, un evento en el que un germen pasa de un animal a los humanos (REUTERS)
Meses de investigación genética ya han concluido que la pandemia comenzó con lo que se conoce como un desbordamiento zoonótico, un evento en el que un germen pasa de un animal a los humanos (REUTERS) (SEUN SANNI/)

Ryan, de la OMS, dijo que la planificación comenzó en febrero, aunque el alcance de la misión final se fusionó en julio, cuando un equipo de la OMS de dos personas completó una asignación preliminar de tres semanas: “Hemos estado trabajando con todas las partes para reunir los estudios para comprender mejor los orígenes de este virus”. El proyecto incluirá estudios epidemiológicos de casos de COVID-19, análisis biológicos y genéticos e investigación en salud animal.

La portavoz de la OMS, Margaret Harris, sostiene que esta investigación sobre los orígenes de la pandemia no podría haber comenzado antes porque las primeras misiones COVID-19 de la organización en China tenían que priorizar el tratamiento de los efectos del virus en la población humana.

En ese momento, nada tenía prioridad sobre “cómo tratarlo médicamente, qué factores están ayudando a que se propague, qué estrategias están funcionando para tratar de detener la transmisión”, dice Harris. “Necesitábamos aprender muy rápidamente qué era este virus y cuáles eran las mejores formas de prevenir enfermedades y la muerte”. Mientras tanto, meses de investigación genética ya han concluido que la pandemia comenzó con lo que se conoce como un desbordamiento zoonótico, un evento en el que un germen pasa de un animal a los humanos.

Ahora se puede determinar cómo ocurrió este desafortunado salto utilizando la epidemiología y la genética para rastrear al “paciente cero”, asegura Linfa Wang, biólogo y director del Programa de Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Facultad de Medicina de Duke-NUS en Singapur. Wang es conocido coloquialmente como “El Batman”, gracias a su investigación pionera durante el SARS en 2003. La OMS reclutó a Wang durante esa misión para seguir el hilo de los humanos, y él rastreó el virus hasta un huésped intermedio llamado gato de algalia y luego a murciélagos.

Para COVID-19, la parte más crucial de esta empresa implicaría analizar muestras biológicas, como sangre, que se recolectan y almacenan rutinariamente en los hospitales. Los investigadores estudiarían muestras de antes y después de que el brote de coronavirus fuera declarado públicamente a finales de diciembre de 2019. Idealmente, esta encuesta retrospectiva se extendería por toda China y los países vecinos.

“Analizaría muestras de sangre humana almacenadas en busca de anticuerpos para averiguar cuánto tiempo ha estado circulando el SARS-CoV-2 en la comunidad humana y dónde ha estado circulando”, explica Ian Lipkin, director del Centro de Infección e Inmunidad de la Universidad de Columbia. cuyo equipo utilizó esta táctica para rastrear el coronavirus MERS hasta los camellos en el Medio Oriente. (MERS surgió en 2012. Es un primo del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 y el SARS original).

Los investigadores deben evaluar el historial de viajes y el contacto con animales para identificar qué actividades ponen a las personas en mayor riesgo de infección (REUTERS)
Los investigadores deben evaluar el historial de viajes y el contacto con animales para identificar qué actividades ponen a las personas en mayor riesgo de infección (REUTERS) (DINUKA LIYANAWATTE/)

De los 336 animales muestreados en el mercado de Wuhan, ninguno dio positivo por SARS-CoV-2. Por el contrario, el 8 por ciento de los hisopos ambientales, muchos relacionados con desagües y aguas residuales, portaban el virus.

Esta prueba ayudará a construir una línea de tiempo temprana de COVID-19. Christine Johnson, epidemióloga de Universidad de California en Davis, dice que entre las preguntas clave estaría: “¿Qué comportamientos y ocupaciones tenían las personas que estaban inicialmente expuestas o infectadas? ¿Es más probable que las personas hayan interactuado con ciertas especies animales o hayan viajado a lugares específicos?”

Los investigadores deben evaluar el historial de viajes y el contacto con animales, dice Wang, para identificar qué actividades ponen a las personas en mayor riesgo de infección. Las encuestas recolectan muestras de sangre, orina y heces de animales como murciélagos, pangolines, gatos de algalia o cualquier otro mamífero que se encuentre en los mercados, el comercio de animales y las cadenas de suministro, en granjas y en hábitats silvestres. Luego, los científicos pueden implementar medidas de rutina para detectar infecciones. Esto incluye pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR), para detectar la firma genética del virus, y pruebas de anticuerpos , que detectan proteínas sanguíneas que defienden al cuerpo de los virus, lo que indica exposición. Algunas muestras también se llevarían al laboratorio para ver si se puede cultivar un virus viable, un signo de una infección contagiosa.

La capacidad de China para realizar esta investigación no debe subestimarse, especialmente durante el COVID-19, advierte Wang. “La inversión científica y la infraestructura que hay hoy en día son muy diferentes a las de 2003, y los científicos chinos son capaces de hacer cualquier cosa que se le ocurra al equipo internacional”, dice. Por ejemplo, la secuenciación genética de la próxima generación actual acelera el proceso.

Raina MacIntyre, experta en enfermedades infecciosas y profesora de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Australia, dice que los científicos chinos ya han realizado una investigación significativa sobre los posibles orígenes animales del virus SARS-CoV-2. China y otros países han contribuido con secuencias genéticas del coronavirus recolectadas de humanos a una base de datos para rastrear la evolución del germen. Al comparar las entradas, varios grupos de investigación han llegado a la conclusión de que el nuevo coronavirus “probablemente proviene de murciélagos, quizás a través de un animal huésped intermediario”, dice MacIntyre.

La multitud de virus similares al SARS que retienen los murciélagos de herradura los convierte en el principal sospechoso de los orígenes de la pandemia actual (REUTERS)
La multitud de virus similares al SARS que retienen los murciélagos de herradura los convierte en el principal sospechoso de los orígenes de la pandemia actual (REUTERS) (STEPHANE MAHE/)

La multitud de virus similares al SARS que retienen los murciélagos de herradura los convierte en el principal sospechoso de los orígenes de la pandemia actual. Y esos habitantes nocturnos de las cavernas no solo se encuentran en China, sino también en los países limítrofes de Myanmar, Laos y Vietnam. “Necesitamos una red de colaboración internacional patrocinada por la OMS, como la que teníamos en 2003, y debemos considerar seriamente las investigaciones más allá de China”, afirmó Wang.

“Para ser absolutamente franco, misiones como esta son más para el intercambio de conocimientos e ideas que para el trabajo de campo de la ‘ciencia húmeda’”, reconoce el experto. Con eso, se refiere a que los expertos internacionales involucrados revisan los hallazgos de datos, comparten información, intercambian ideas y colaboran.

El trabajo de campo que conduce a una misión de la OMS puede ser realizado por científicos chinos que tengan todos los conocimientos, fondos y herramientas necesarios, dice Wang. Es más, no es raro que los gobiernos limiten a los forasteros en las investigaciones de una pandemia. “No me imagino que Estados Unidos invitaría a científicos chinos a recolectar y analizar muestras”, sostiene Lipkin.

Y durante la búsqueda de 2003 del anfitrión del SARS en China, Wang recuerda cómo “se requería un acuerdo previo para una agenda e itinerario específicos de cualquier misión de la OMS antes de que el equipo pudiera ingresar a la nación”.

¿Demasiado poco, demasiado tarde, todavía misterioso?

En 2003, un equipo de la OMS llegó a China casi tres meses después del caso inicial del brote de coronavirus del SARS y aún pudo identificar la fuente animal en cuestión de semanas (REUTERS)
En 2003, un equipo de la OMS llegó a China casi tres meses después del caso inicial del brote de coronavirus del SARS y aún pudo identificar la fuente animal en cuestión de semanas (REUTERS) (BENOIT TESSIER/)

Algunos expertos temen que el nuevo proyecto de la OMS no encuentre nada útil porque ha pasado casi un año desde que surgió COVID-19. A Yanzhong Huang, investigador principal de salud global en el Consejo de Relaciones Exteriores, le preocupa que se hayan perdido muestras o evidencia clave, y señaló que se informó que el mercado de Huanan estaba empapado en desinfectantes antes de que los científicos investigaran el sitio.

Pero el experto en brotes virales globales, Daniel Lucey dice que hay indicios de que China ya ha completado un trabajo preliminar considerable. “Por supuesto que lo habrían hecho”, indica Lucey, que trabaja en la Universidad de Georgetown, porque “es de interés nacional de China hacer una investigación lo más rápido posible, por el bien de la salud pública”.

Lucey señala el seguimiento de China del primer paciente pandémico confirmado hasta el 17 de noviembre de 2019. Luego hubo una investigación en enero realizada por 29 investigadores chinos a través de una mezcla de instituciones que examinaron cuántos pacientes tempranos de COVID-19 podrían estar vinculados al mercado húmedo de Wuhan . Sus resultados indicaron que 14 de los 41 primeros casos no fueron expuestos allí.

Aún así, queda algo de misterio en torno a los estudios iniciales en la zona cero. El Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades dijo a fines de enero que había recolectado casi 600 muestras en el mercado, y el virólogo del Instituto de Virología de Wuhan, Shi Zhengli, hizo declaraciones públicas el verano pasado sobre las pruebas de muestras del suelo, las aguas residuales y las manijas de las puertas en el mercado.

Pero nuevos detalles del plan de la misión de la OMS dicen que se recolectaron casi 1.200 especímenes del mercado de Wuhan, que tenía 653 vendedores vendiendo artículos que iban desde mariscos y ardillas listadas hasta salamandras gigantes y ciervos sika. Sin embargo, de los 336 animales muestreados en el mercado, ninguno dio positivo por SARS-CoV-2. Por el contrario, el 8 por ciento de los hisopos ambientales, muchos relacionados con desagües y aguas residuales, portaban el virus.

“Como tal, no está claro si el mercado fue una fuente de contaminación, actuó como un amplificador de la transmisión de persona a persona o una combinación de esos factores”, escriben los autores del informe. El informe también apunta a una encuesta que encontró que el 14 por ciento de los gatos domésticos y callejeros en Wuhan dieron positivo por el virus. En los Países Bajos, el coronavirus ha plagado las granjas de visones, y estos mamíferos peludos también se crían ampliamente en China.

This photo taken on August 6, 2020 shows people walking around a night market in Wuhan in China�s central Hubei province. - The city's convalescence since a 76-day quarantine was lifted in April has brought life and gridlocked traffic back onto its streets, even as residents struggle to find their feet again. Long lines of customers now stretch outside breakfast stands, a far cry from the terrified crowds who queued at city hospitals in the first weeks after a city-wide lockdown was imposed in late January to curb the spread of the COVID-19 coronavirus. (Photo by Hector RETAMAL / AFP)
Algunos expertos temen que el nuevo proyecto de la OMS no encuentre nada útil porque ha pasado casi un año desde que surgió COVID-19 (AFP) (HECTOR RETAMAL/)

¿Por qué las muestras ambientales dan positivo mientras que los animales dan negativo? En enero, Lipkin de la Universidad de Columbia visitó China para brindar su experiencia, que incluyó una reunión con George Gao, jefe del CDC chino. Gao dijo en ese momento que el mercado de mariscos de Huanan había sido limpiado y sus animales retirados antes de la recolección de muestras, recordó Lipkin en un intercambio de correos electrónicos con National Geographic.

“Esto evita la recolección de sangre que podría usarse para detectar anticuerpos que persistirían incluso si el virus ya no estuviera presente”, dice. “Las pruebas de anticuerpos tienen una ventaja gracias a su capacidad para detectar evidencia de exposición independientemente de si el virus ha sido eliminado”.

El experto agrega que aunque la búsqueda podría comenzar en Wuhan, es muy probable que se expanda por toda la provincia de Hubei, y “no se sorprendería si supiéramos que ha sido en humanos antes de que se detectara el brote de Wuhan en 2019”.

Wang coloca otro objetivo por encima de todo. Para él, la clave es que los científicos y funcionarios chinos tengan una discusión abierta con el equipo de la OMS y agrega que las investigaciones sobre los orígenes del virus están tan politizadas que cualquier conversación sobre tales misiones ahora “es simbólica hasta que se resuelva la política”.

El mejor paso, dice Wang, sería “discutir el origen en un entorno totalmente apolítico y con una mente abierta, reconociendo que los virus relacionados con el SARS-CoV-2 probablemente existan en murciélagos fuera de China”.

SEGUÍ LEYENDO:

Los orígenes de la cuarentena y por qué nunca antes en la historia se encerró a la población sana

China y la OMS demoran la investigación sobre el origen de la pandemia de coronavirus

Cómo la OMS cedió ante China y sacrificó las posibilidades de conocer el origen del COVID-19

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba