Salud

Expertos médicos que han conocido la historia clínica de Maradona analizan las posibles causas de su muerte

El ex futbolista argentino Diego Armando Maradona falleció el miércoles 25 de noviembre. EFE/Roberto Escobar/Archivo (Roberto Escobar/)

El estado de salud del paciente Diego Armando Maradona estaba sumido en una fragilidad extrema en los últimos días, siendo un paciente post quirúrgico luego de ser operado por un hematoma cerebral subdural hace escasos 22 días, en la Clínica Olivos de la provincia de Buenos Aires

El combo de comorbilidades –afecciones preexistentes que afectan a un paciente– que rodeaban a Maradona, como obesidad, insuficiencia cardíaca, trastorno cognitivo crónico y cuadros de abstinencia por adicción a los ansiolíticos y antidepresivos, convertían a su organismo en una verdadera bomba de tiempo.

“Ese corazón parecía una pelota de fútbol”. El médico cardiólogo Jorge Tartaglione (M.N. 67502) era médico residente en el año 2000 cuando le tocó estar cerca del cuerpo médico que lo trató en Punta del Este. “Registramos que tenía una cardiomiopatía dilatada, es decir, con el corazón agrandado, donde el corazón tiene una menor disminución de la capacidad de bombeo”, contó a Infobae.

“Diego tenía una capacidad de recuperación admirable. Recuerdo que observé una ergometría que le habían efectuado en los años 80 y tenía un corazón con una capacidad funcional enorme”, agregó.

Al mediodía de hoy, el mundo se enteró de la muerte de Diego Armando Maradona luego de sufrir una descompensación seguida de un paro cardiorrespiratorio, mientras se encontraba en la casa de Tigre en la que se había instalado, y luego de ser operado hace 22 días de un hematoma subdural; nueve ambulancias habían acudido al lugar.

Salida Maradona Clínica Olivos 11/11/20
El estado de salud del paciente Diego Armando Maradona estaba sumido en una fragilidad extrema en los últimos días, siendo un paciente post quirúrgico luego de ser operado por un hematoma cerebral subdural (Franco Fafasuli)

“Hace 15 o 20 años tuvo una miocardiopatía, de la que evidentemente se recuperó porque no podría haber vivido tantos años con eso”, comienza a explicar el médico neurólogo Conrado Estol (MN 65005) sobre la salud del Diez. “Lo que puedo decir es que se trata de una persona con adicciones que nunca dejó y que, pese a que no me consta, imagino que tendría complicaciones por diabetes, hipertensión, colesterol”.

“Respecto a las causas de su muerte todavía se desconocen, pero hay que recordar que Maradona era una persona con historia de abuso de drogas y de alcohol, con un corazón bastante deteriorado a raíz de esto. Y con motivo de la reciente operación por un hematoma subdural, hay que ver en la actualidad qué medicación recibía, a qué controles estaba sometido, si era hipertenso y muchas otras cosas más”, analizó Tartaglione. “También se habla de muerte súbita, que es la aparición repentina e inesperada de un paro cardíaco, una afección que no brinda señales o síntomas previos”.

“Uno de los principales problemas que tenía Maradona es que tenía lo que se llama una miocardiopatía tóxica, una afectación del músculo cardíaco que en su momento había motivado la internación en la Suizo después de esa transgresión con la droga en Uruguay”, explicó a Infobae el doctor Nicolás Lalor, jefe de cardiología del Sanatorio Anchorena Recoleta. “Eso había dejado su corazón bastante dañado. Estos corazones no quedan funcionando con normalidad, sino con un deterioro de la función ventricular. Eso hace que, en una zona de riesgo, aumente la tasa de arritmias graves que conducen a la muerte súbita que lleva al paro cardiorrespiratorio”.

“Ese corazón parecía una pelota de fútbol”, el médico cardiólogo Jorge Tartaglione (M.N. 67502) aseguró sobre el astro EFE/Héctor Dayer/Archivo
“Ese corazón parecía una pelota de fútbol”, el médico cardiólogo Jorge Tartaglione (M.N. 67502) aseguró sobre el astro EFE/Héctor Dayer/Archivo (H�ctor Dayer/)

“En una persona que ya tiene un corazón dañado producto de sus hábitos, asociado al envejecimiento normal y al estilo de vida que venía llevando, es una conjunción que terminó gatillando la muerte súbita y el posterior paro. Todo esto uno podría llamarlo un cuadro de insuficiencia cardíaca; un corazón que había quedado deteriorado y que al funcionar inadecuadamente le causaba fatiga, agitación, imposibilidad de movimiento y repercusión clínica. El combo que llevó a este punto final”.

Su última operación

Diego Armando Maradona había sido operado con éxito el martes 3 de noviembre por un hematoma subdural. La lesión había sido detectada por los estudios que le practicaron en el Sanatorio Ipensa de La Plata, por lo que lo trasladaron en ambulancia a la Clínica Olivos, donde Leopoldo Luque, su médico personal (y además neurocirujano), estuvo al frente de la intervención, que duró poco más de una hora.

Para el médico neurólogo Roberto Rey (MN 65626), jefe de Neurología del Sanatorio Finochietto y presidente del Congreso Argentino de Neurología, “nada tiene que ver la muerte de Maradona con la reciente intervención del hematoma subdural. En ese tipo de operaciones de cerebro, si bien se trata de una patología inestable, son cruciales las primeras 48 horas y cualquier complicación –como la posibilidad de un resangrado– que puede llevar a la muerte, aparecen de manera contundente y con signos inequívocos para su cuerpo médico de que se trata de algo relacionado a la operación. Y Maradona era un paciente muy controlado por sus médicos, y hay que decir que tenía un concierto de antecedentes, comorbilidades y patologías previas que pudieron desencadenar un estado de fragilidad extrema y llevarlo a la muerte”.

Un fan de Diego Maradona espera de pie afuera del hospital donde el ícono del fútbol argentino permaneció internado tras ser operado de un hematoma subdural, en Olivos, en los suburbios de Buenos Aires, Argentina November 3, 2020. REUTERS/Matias Baglietto
Un fan de Diego Maradona espera de pie afuera del hospital donde el ícono del fútbol argentino permaneció internado tras ser operado de un hematoma subdural, en Olivos, en los suburbios de Buenos Aires, Argentina November 3, 2020. REUTERS/Matias Baglietto (MATIAS BAGLIETTO/)

“Terminó la operación a Diego Maradona y fue un éxito. Todo se dio tal cual estaba previsto. Diego está bien y en su habitación descansando”, había escrito en su cuenta de Instagram Sebastián Sanchi, su jefe de prensa. “Duró aproximadamente una hora y 20 minutos. Se pudo evacuar el hematoma subdural crónico de manera exitosa; Diego está despierto, está muy bien”, había planteado su médico personal en su primer parte médico.

“El hematoma subdural nunca supimos cuán severo fue, pero operar de cualquier cosa a una persona con los factores de riesgo de Maradona es de muy alto riesgo”, prosiguió Estol. “Yo que no soy futbolero pienso que hoy es un día muy triste y lo que hay que acordarse es que en la Argentina tuvimos uno de los mejores deportistas de la historia. Una pena que se haya muerto tan joven”.

Maradona pasó sus últimos días en una casa de Tigre, donde se había instalado el 11 de noviembre para el posoperatorio y seguir tratándose por su adicción al alcohol. La recuperación en este tipo de operaciones para el alta correspondiente suele ser de 7 días, aunque para un deportista de alto nivel se indica un mes de reposo para cualquier tipo de actividad física. El drenaje craneal para que no se vuelva a ocasionar la lesión es primordial, aseveró el médico neurocirujano Cristian Fuster (MN 99838).

El estado de ánimo, según dicen sus allegados, se pudo evidenciar claramente durante la celebración de su cumpleaños. Leopoldo Luque (M.N. 160588) dijo que estaba de muy buen humor y asombraba su recuperación.

SEGUÍ LEYENDO:

Cómo es el post operatorio de Maradona tras la cirugía por el hematoma subdural

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba