Política

Un año de Alberto Fernández en el Gobierno: Massa como garante en Diputados y la agenda propia de Cristina Kirchner en el Senado

(Presidencia)

Cinco certezas arroja la hiperactividad que el peronismo imprimió al primer año parlamentario de la tríada que conformaron Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Sergio Massa. La primera es que el oficialismo es rehén de los acuerdos en Diputados, donde no tiene ni quórum ni mayoría propia. La segunda es una verdad brutal para el Presidente: el albertismo no existe (en los términos de bancas parlamentarias), aunque encuentra apoyo en el kirchnerismo moderado, los gobernadores y el ala anti K de la coalición de gobierno. La tercera es que Cristina Fernández ejerce el poder sin pudor ni culpas aunque se frustran algunos de sus deseos que encuentran en la Cámara baja un freno. La cuarta certeza es también una duda: Máximo Kirchner hace equilibrio entre lo que le falta al Frente de Todos en Diputados y lo que impone la Vicepresidenta en el otro ala del Palacio Legislativo. ¿El jefe del bloque de diputados oficialistas es flexible o sólo habilita los acuerdos obligado como primera minoría? La quinta certeza es la habilidad de diputados y senadores de Juntos por el Cambio para aprovechar los errores del oficialismo y la facilidad con que traducen sus derrotas en el recinto en triunfos políticos.

Sin embargo, a fines del año pasado y durante las sesiones Extraordinarias del último verano, la oposición se allanó a los pedidos del Poder Ejecutivo y acompañó colaborativamente las leyes pedidas para renegociar la deuda. En el inicio del aislamiento hubo más acuerdo en Diputados que en el Senado donde Cristina Fernández impuso un protocolo de funcionamiento que tardó en consensuar. Tuvo dos charlas en el año con el jefe del interbloque opositor: Luis Naidenoff. La primera después del fallo de la Corte que reconoció las facultades del propio Congreso para determinar su modalidad de trabajo. Acordaron acotar los temas al marco de la pandemia. En octubre tuvieron que volver a sentarse después de que la oposición denunciara reiterados atropellos y dejara de participar en comisiones y sesiones que consideraba inválidas. Los modos de la Vicepresidenta en el recinto, el temario y el avance sobre la Justicia y sobre la Procuración fueron los temas que más los enfrentaron. Si fuera ajedrez podría decirse que terminaron en tablas: tampoco a la oposición le convenía dejar los debates en la cámara.

Aún en ese contexto hubo leyes votadas por unanimidad como el auxilio al turismo, el nuevo mapa argentino, la creación de una comisión por Malvinas y la ley de donación de plasma, entre varias otras.

Maximo Kirchner - diputados  6
Maximo Kirchner – diputados 6

A pesar de las diferencias internas, el Frente de Todos termina el año con su tropa alineada en ambas cámaras. Fue además el debut de Máximo Kirchner como jefe de bloque, apoyado en figuras como Cecilia Moreau y Cristina Alvarez Rodríguez. Por lealtad o por temor no hubo leyes de las que algún diputado o senador oficialista se despegara. Sí ocurrió lo contrario: el Gobierno logró sumar a favor a algunos legisladores de Juntos por el Cambio para dos leyes clave: Presupuesto 2021 e impuesto a las grandes fortunas. Abrió una grieta que de todos modos no generó contagio.

Conocedor de los equilibrios del poder, Sergio Massa buscó acordar con la oposición hasta principios de septiembre. Juntos por el Cambio le puso condiciones a los debates remotos hasta esa fecha: sólo los temas consensuados que no fueran polémicos. Fue la razón por la que Máximo Kirchner cajoneó su iniciativa más importante, el impuesto a la riqueza. Para leyes conflictivas, Massa y Kirchner sumaron a fuerzas provinciales y lograron sesionar el 1 de septiembre, cuando Juntos por el Cambio convocó al recinto a toda su tropa. La sesión terminó judicializada pero el fallo fue a favor del oficialismo: la Justicia indicó que estaba garantizada la voz y el voto de los legisladores. Esta semana tiene una batalla más ardua con la interrupción voluntaria del embarazo y el posible avance para suspender las PASO del año próximo.

sesion camara de diputados 1-9-2020
Mario Negri y Cristian Ritondo, jefes del interbloque de diputados de Juntos por el Cambio (Franco Fafasuli) (Franco Fafasuli/)

Sin mayoría ni quórum Massa se movió entre los límites de una tensa relación y la vía de los acuerdos. La prueba de fuego fue el debate que arrancó el último día de noviembre y terminó el 1 de diciembre, ya con el protocolo remoto vencido pero vigente para el oficialismo por tratarse de la misma sesión. Así se discutió y aprobó la reducción de partidas presupuestarias a la Ciudad que esta semana podría convertir en ley el oficialismo. Fue un cambio de estrategia: gran parte de los debates más álgidos del año arrancaron por la cámara de Senadores donde el quórum y la mayoría están garantizados. Esta vez fue a la inversa y el costo fue ceder ante un pedido de Juan Schiaretti.

El gobernador de Córdoba, como el peronista de Santa Fe, Omar Perotti; el misionero Oscar Herrera Ahuad (Frente de la Concordia); Gerardo Morales (de Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes) por Juntos por el Cambio, han sido eventuales aliados en el Congreso que además lograron beneficios para sus distritos. Gajes de la política y de las negociaciones del Parlamento.

Perotti terció además frente a la polémica generada por el pedido de intervención de la agroexportadora Vicentin. El caso fue uno de los errores no forzados del Poder Ejecutivo. Alberto Fernández presentó el proyecto de ley en conferencia de prensa. La presencia a su lado de la kirchnerista Anabel Fernández Sagasti hizo ver la mano de la Vicepresidenta en la iniciativa que en el recinto defendieron sus más leales espadas, Oscar Parrilli (la voz de la Vicepresidenta en los temas troncales) y María de los Angeles Sacnun. La incomodidad del gobernador santafesino y el impacto público derivó en una marcha atrás del Presidente. La oposición aprovechó y convocó a multitudinarias marchas, a pesar de la pandemia, a favor de la propiedad privada y reeditó el enfrentamiento entre sectores productivos como la pelea con el campo por la Resolución 125 de una década atrás. En Diputados duerme un proyecto del kirchnerista Parrilli para investigar los créditos del Banco Nación a la cerealera. Pasó varias veces: la velocidad de los senadores con preeminencia kirchnerista no encontró eco en la Cámara baja. También el Frente de Todos demoró y modificó en el Senado leyes más ‘albertistas’ como la de Economía del Conocimiento en la que tanto trabajó el ministro Matías Kulfas.

recinto senado
En el inicio de la pandemia Cristina Fernández de Kirchner y José Mayans acordaron el funcionamiento con Luis Naidenoff, de Juntos por el Cambio

Las otras grandes batallas K que tuvieron epicentro en el Senado fueron el desplazamiento de jueces trasladados por decreto durante el gobierno de Mauricio Macri que intervienen en causas que involucran a Cristina Fernández: Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli. También la reforma judicial que propuso el Presidente, que luego modificó el Senado y criticó la Vicepresidenta. Hace apenas unos días los senadores dieron media sanción a la ley que modifica al Ministerio Público Fiscal. La reforma no tiene chances de avance en Diputados como probablemente tampoco las tenga esta ley. Para evitar la misma suerte, y por falta de acuerdo interno, también los senadores modificaron el proyecto de ley de movilidad jubilatoria.

El Presidente, que hace un “tiempito” -según sus dichos- no conversa con su Vice, no logró aval para su candidato a Procurador General, como tampoco Macri. El pliego de Daniel Rafecas nunca fue tratado. La oposición avisó en el inicio del año que no daría los dos tercios requeridos para su designación. Al vislumbrar las diferencias al respecto entre CFK y el Presidente de la Nación la oposición se desdijo y desafió al Frente de Todos a convocar a una audiencia. El bloque kirchnerista insiste en que sigue siendo el candidato y asegura que sin la ley del Ministerio Público Fiscal, que reduce el número de votos para designar procurador de dos tercios a mayoría absoluta, seguiría a cargo el interino Eduardo Casal a quien buscan desplazar de otras maneras. Por ejemplo, en la Bicameral de Seguimiento que preside el senador Martín Doñate, de La Cámpora. La Bicameral de Seguimiento y Control de organismos de inteligencia también fue una herramienta del kirchnerismo para denunciar espionaje ilegal y lawfare en contra de CFK. La preside otro leal del Instituto Patria: Leopoldo Moreau.

senado pliegos diplomáticos y embajadores, proyectos de ley que declaran interés público la investigación, fabricación y adquisición de vacunas Covid-19 y  etiquetado de alimentos, y  retiro de proyectos para modificar la ley de Ministerio Público
Martín Lousteau (Evolución-UCR); Luis Naidenoff (UCR-Juntos por el Cambio) y Laura Rodríguez Machado (PRO), tres de las voces fuertes en el recinto (Foto: Charly Diaz Azcue / Comunicación Senado).- (CHARLY DIAZ AZCUE/)

Ese es el juego político hoy. Los números de la actividad parlamentaria, en un año de pandemia, juegan en cambio a favor del oficialismo. Desde mayo se sesionó en forma remota y desde antes las comisiones trabajaron bajo esa modalidad, lo que permitió casi asistencia perfecta en todos los ámbitos y visibilizó el trabajo de lunes y viernes. Entre ambas cámaras hubo más de 200 presentaciones de funcionarios nacionales e incluso algunos ministros brindaron informes más de una vez. Hubo más sesiones que en 2019 (20 en Diputados y 28 en el Senado) y más que el promedio de los cuatro años anteriores. Se sancionaron 65 proyectos de ley, 26 de ellas en Diputados con el Senado como cámara de origen y el resto, a la inversa. El jefe de Gabinete presentó tres informes de gestión en forma presencial y el cuarto lo envió la semana pasada por escrito: respondió en total 4900 preguntas. La oposición reprochó que la agenda no tuvo en cuenta las prioridades de los ciudadanos. El oficialismo dijo que sí.

La lectura desde Jefatura de Gabinete, una de las áreas más ‘albertistas’, fue positiva. Fernando ‘Chino’ Navarro, secretario de Relaciones Parlamentarias, elogió el rol de ambas cámaras que por haber logrado “en tiempo récord” sesionar en forma virtual. Y calificó como “histórico” el funcionamiento por la cantidad de sesiones e informes del año. Por su parte, Cecilia Gómez Mirada, subsecretaria de Asuntos Parlamentarios, destacó que “a pesar de la pandemia las instituciones funcionaron y, en algunos casos, incluso más y mejor que en años anteriores”.

Alberto Fernández Sergio Massa
Sergio Massa le garantizó al Presidente el avance o el freno de algunas leyes REUTERS/Agustin Marcarian (AGUSTIN MARCARIAN/)

Este fin de año, a uno de iniciada la gestión del Presidente, una de sus mayores promesas buscará la media sanción en Diputados: la interrupción voluntaria del embarazo. Otros de sus anuncios de campaña aún esperan, como la manipulada reforma judicial y el Consejo Económico y Social. El marco legal para la deuda y el primer Presupuesto, quedaron garantizados, junto con otras leyes, bajo el imperio de un Massa audaz que negoció a favor del Presidente, más allá de sus propios y futuros intereses. Después de cada conflictiva y extensa sesión Alberto Fernández llamó desde Olivos y le agradeció al diputado tigrense.

A pesar de la distancia entre ellos, el Presidente convocó a Extraordinarias con todos los temas, incluso los puramente kirchneristas, en agenda. Ahí juega Massa que no llevará al recinto ningún proyecto que no tenga los votos. El único con el que aceptó jugar al límite fue la transferencia de partidas a la Ciudad de Buenos Aires. El panorama dependerá del turno electoral del año que viene.

Máximo Kirchner aún no muestra todo su juego pero el armado de las listas y el resultado de las elecciones de medio término que renuevan la mitad de Diputados y un tercio del Senado, determinarán la convivencia del próximo año y definirán quién se queda con el poder. O si vuelve a crecer la oposición.

Seguí leyendo:

El acuerdo de Massa con la oposición: sesiones presenciales, PCR y voto digital

Crónica de los cambios a la movilidad jubilatoria: señal de alerta en Diputados, el rol de Cristina Kirchner y la solución de Alberto Fernández

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba