Economía

El padel volvió con todo: canchas muy modernas y profesionalización, las claves del regreso del deporte furor de los 90

Existen alrededor de 2 millones de personas que juegan al padel en Argentina, distribuidos en 2.600 clubes que suman 4.900 canchas

En los últimos meses pero principalmente tras la habilitación por parte de diferentes gobiernos provinciales para practicar deportes luego de más de 200 días de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), volvió al primer plano el padel, suceso de los ´90. Nacido en 1969 en la finca de un contratista de Acapulco, que le puso paredes a su cancha para que no la invadieran las plantas, este deporte fue sensación a fines de los ’80 y durante toda la década posterior. “Es una práctica que no tiene restricciones de edad, no requiere ningún talento ni una muñeca fina”, aseguran quienes lo practican.

Su fama de deporte inclusivo, que puede practicar toda la familia, generó muchos adeptos. Los argentinos Alejandro Lasaigues, Roberto Gattiker y Hernán Auguste fueron algunas de las figuras profesionales más reconocidas por aquellos tiempos.

De las 4.900 canchas que hay, solamente el 10% tiene césped y solo el 5% tiene blindex

Canchas modernas de blindex y césped que desterraron los miedos a las lesiones, paletas modernas que facilitan el juego, la necesidad de hacer deporte luego de muchos meses de encierro por la pandemia y la profesionalización, con jugadores que triunfan en España -incluído Fernando Belasteguin, quien supo ser numeró uno del ránking por más de 15 años-, son algunas de las razones que explican el resurgimiento de este deporte en el país y la construcción de canchas más seguras que en el pasado.

Según Lisandro Borges, presidente de la Asociación Argentina de Padel (APA) y organizador del Buenos Aires Padel Tour (uno de los grand slam del padel, que atrae a los mejores jugadores del mundo) existen alrededor de 2 millones de personas que juegan en Argentina, distribuidos en 2.600 clubes que suman 4.900 canchas.

De las 4.900 canchas que hay, solamente el 10% tiene césped y solo el 5% tiene blindex, sin embargo, con el auge del deporte, cada vez se abren más clubes que cuentan con esta moderna infraestructura que permiten visualizar el espectáculo de forma más integral y que son las que se utilizan en todo el circuito profesional.

Lihue Althabe
Lisandro Borges, presidente de la Asociación Argentina de Padel (APA) y organizador del Buenos Aires Padel Tour (Lihue Althabe/)

Parte de este furor se debe al Buenos Aires Padel Tour, una de las etapas del World Padel Tour -el circuito más importante a nivel internacional-, que fue suceso previo a la pandemia de coronavirus.

“En los 90 fue un boom el pádel. Después desapareció porque entro en una guerra feroz con el tenis. Pero es mucho más inclusivo el padel porque cuatro personas pueden jugar de forma nivelada y competitiva y en tenis no, porque requiere mayor destreza. Esto lo lleva a tener un crecimiento gigante, pero no solo en Argentina sino a nivel mundial”, afirma Borges, quien además es CEO de Visión Deportiva, la empresa que desarrolla las franquicias de los clubes World Padel Center con canchas profesionales.

“Vendemos canchas en el interior y las personas o el club que lo incorpora obligan al competidor a adquirir las nuevas canchas. Nivela para arriba el deporte porque la gente que las probó no quiere jugar más en cemento”, explica.

Guillermo García Berro es dueño del club porteño de padel Pasaje del Sol hace 30 años. Poco a poco fue creciendo hasta sumar hoy cinco sedes. Fue uno de los pioneros del negocio y el primero en instalar con una cancha de césped en 2012.

El argentino Fernando Belasteguin, quién supo ser numero uno del mundo por más de 15 años, devuelve la bola durante la final masculina del Estrella Damm Menorca Master de pádel en 2020. EFE/ David Arquimbau Sintes
El argentino Fernando Belasteguin, quién supo ser numero uno del mundo por más de 15 años, devuelve la bola durante la final masculina del Estrella Damm Menorca Master de pádel en 2020. EFE/ David Arquimbau Sintes (David Arquimbau Sintes/)

“Es un muy buen momento del deporte. Se juega a partir de las 17 y hasta la medianoche. Hay muchísimas clases a la mañana y hay falta de profesores en Argentina porque están todos en España. Hoy también hay mucha competencia los fines de semana con los torneos americanos”, cuenta García Berro a Infobae.

Y agrega: “Desde septiembre se vive un momento como el de los ´90 o superior. En los meses que reabrimos los clubes tras la habilitación de la Ciudad pudimos recuperarnos. No en un 100% porque hubo que bancar mucho el negocio, pero la recuperación fue notoria desde que se habilitó”.

En ese marco, afirma que si no se daba este fenómeno de gente jugando al padel en pandemia, “muchos hubiesen cerrado”.

Desde septiembre se vive un momento como el de los ´90 o superior. En los meses que reabrimos los clubes tras la habilitación de la Ciudad pudimos recuperarnos (García Berro)

Entre los factores del éxito del momento, que aclara vino para quedarse, destaca que el deporte viene en expansión a nivel mundial. “Hoy se puede ver a los mejores jugadores del mundo por streamming y eso a la gente le gusta. Además, con las nuevas canchas de cristal hay otro marketing y el World Padel Tour ayudó muchísimo en la difusión”, asegura.

Y remarca: “Este deporte volvió para quedarse para siempre. La gente venía a jugar con cualquier paleta, con cualquier zapatilla. Hoy se compran paletas profesionales, zapatillas específicas. Las compran todos. Los que juegan bien y los que empiezan”.

Félix Orsatti, dueño del club de padel World Padel Center, una de las franquicias lanzadas en todo el mundo este año, dice a Infobae que tras la apertura hace 10 días, ya no cuenta con abonos disponibles. “Abrimos hace diez días y no tenemos más abonos. No hay más lugar para que la gente venga a jugar de forma fija. Tiene que ver con el boom que se está viviendo pero también por la novedad que representa este tipo de club, que cuenta con las mismas canchas que el circuito profesional”, afirma.

paddle padel 1
"La gente en pandemia se volcó por este deporte porque se junta menos gente y es más cuidado. Además se puede mantener un círculo o una burbuja más pequeña", afirma Félix Orsatti, dueño del club de padel World Padel Center

“Somos el primer club que tiene la superficie igual a la que se juega en el circuito profesional. Tenemos tres canchas. Son de blindex y césped de monofilamento texturado. El negocio se completa con buffet y venta de indumentaria”, detalla.

Con respecto al fenómeno que atraviesa el deporte, asegura: “Mucha gente que jugaba al fútbol dos veces por semana ahora juega al padel o una y una, porque es un deporte con pocos participantes y es más cuidado. Además se puede mantener un círculo o una burbuja más pequeña”.

Cómo funciona el mercado complementario

Gustavo Olivera, dueño de Tenis Hollywood, un local dedicado a la venta de raquetas, paletas ye indumentaria de tenis y padel asegura que “este rubro vino creciendo desde hace varios años, pero cuando se flexibilizó el distanciamiento social mucha más gente se sumó a probar las canchas que se están construyendo ahora en distintos clubes y usar las nuevas paletas que se utilizan en el circuito profesional. Esto forma parte de del boom que se vive. Si antes era lindo jugar, ahora muchos más”.

En ese contexto, detalla que los precios de las paletas oscilan entre $6.000 y $60.000 dependiendo la marca y si son nacionales o importadas. En tanto, el calzado tiene una rango de valores de entre $10.000 y $30.000; y las pelotas van de $1.000 a 1.400 pesos.

paddle padel 1
Los precios de las paletas de padel oscilan entre $6.000 y $60.000 dependiendo la marca y del origen, nacional o importado

“En el padel no pasa como en el tenis. El 85% de los jugadores amateurs quieren la raqueta pro. En el padel no se da tanto. Podes tener un 50% de jugadores que compra por precio y calidad y un 50% que compra solo de alta gama porque es la que usa el jugador profesional”, afirma.

Con respecto a las ventas manifiesta que crecieron un 100% respecto a la pre pandemia. “La diferencia con el boom del tenis es que el padel lo va a superar porque es más fácil de jugar. Puede haber 10 jugadores profesionales argentinos en el Top 20, pero cuando lo vas a jugar te encontrás que no lo sabes hacer y te frustrás. En esos casos se requieren hasta cinco meses aproximadamente para encontrar un buen nivel”, afirma.

Las ventas de accesorios para este deporte se duplicaron respecto a la pre pandemia

Guillermo García Berro dijo a Infobae: “Hay una crisis de producto de todas las marcas. Hay pocas paletas. Las fábricas nacionales no dan abasto con la producción y las casas de deporte no tienen stock. Esto es por la demanda general que hay”.

En tanto, Borges asegura que las marcas no pueden abastecer al mercado por la demanda que hay a nivel mundial. Lo mismo ocurre en Argentina. Hay faltante de pelotitas y de paletas. Y concluye: “Lo que te marca que el padel llegó para quedarse lo indica el mundo. En México se hicieron el año pasado 1.200 canchas. En Suecia 700 canchas, en Paraguay 380 en Chile 70, en Alemania 60, en Francia 500 y en Italia 400”. Lo cierto es que el padel parece haber resurgido de las cenizas post noventa y planea mantenerse vigente por muchos años.

Seguí leyendo:

El blanqueo para la construcción podría atraer USD 5.000 millones según las empresas del sector

El “dólar Guzmán” calmó las expectativas pero mantiene el ritmo de devaluación

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba