Economía

Cómo funciona la estrategia de invertir en bonos en pesos para obtener rentabilidad de hasta 10% en dólares

Los bonos en pesos le dan pelea a la inflación. (Reuters) (Lucas Jackson/)

En los últimos meses se produjo una situación inusual en una Argentina inflacionaria y con alto déficit: el dólar -en sus cotizaciones por fuera del “cepo”- bajó de precio. Y esta tendencia, que se acentuó en las últimas semanas, volvió a poner la atención inversora en las colocaciones en pesos.

Los bonos y los plazos fijos en moneda doméstica brindan rendimientos que le dan pelea a la inflación, pero que medidos en dólares, al reconvertir los pesos en moneda “dura” a través del MEP o el “contado con liqui”, brindan una ganancia en dólares apreciable en un mundo de “tasa cero”.

El dólar estuvo planchado por varios meses, con rendimientos en pesos interesantes (Nicolás Chiesa)

Además hay indicios de un dólar quieto en el corto plazo, por ingresos récord de liquidaciones del agro, un férreo control oficial en el mercado -con intervención en la plaza oficial, pero también en la de bonos en dólares- y la voluntad del Gobierno de evitar una devaluación brusca antes de las elecciones legislativas.

Los bonos en pesos permanecieron ajenos de los ruidos políticos y económicos, protegidos por el cepo cambiario, el freno en el ritmo de depreciación del tipo de cambio oficial y el control logrado el Gobierno sobre la brecha cambiaria, para fijarla debajo del 60 por ciento. Sin embargo, la inestabilidad del escenario macro se hace sentir en los tramos medios y largos de las distintas curvas de pesos, que devolvieron recientemente parte de las ganancias iniciales del “carry trade” alentado por el atraso cambiario promovido por el Gobierno.

Básicamente, el carry trade es una estrategia a través de la cual un inversor vende divisas -por ejemplo, dólares-, se coloca en títulos en moneda doméstica con altas tasas en dicha moneda, y después deshace la posición para volver a divisas, con una rentabilidad realizada en la moneda original.

El panorama de los bonos en pesos

Hay una amplia variedad de estas emisiones. Por ejemplo, están aquellos bonos cuya tasa de interés que se paga en cada cupón es distinta y en función a una tasa de interés de referencia, como puede ser la Badlar (que rige para plazos fijos de más de un millón de pesos). Entre los títulos con tasa variable, los Bonar 2021 (TB21) y 2022 (AA22) ofrecen hoy una tasa interna de retorno del 44% y 48% anual, respectivamente. También hay emisiones provinciales como los CABA 2022, 2024 y 2028 (con rendimientos entre 48% y 53%) y los PBA 2022 y 2025 (entre 38% y 46% anual).

En este sentido, hay que tener en cuenta la inflación prevista para los próximos doce meses, que según los analistas podría acelerarse. Según el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central, la inflación de los próximos doce meses acumularía un 45%, por encima del 36,1% de 2020.

El carry trade es atractivo, pero hay que ser prudente y estar listo para revertir rápidamente la posición si el dólar amenaza con dispararse

También hay bonos a tasa fija, como los bonos del Tesoro BOTE 2021(TO21), 2023 (TO23) y 2026 (TO26), con tasas internas de retorno del 45% al 51% anual.

Asimismo, hoy las preferencias del mercado se inclinan por los bonos ajustados por CER (un índice elaborado por el BCRA que refleja la evolución de la inflación tomando como base el Índice de Precios al Consumidor del Indec) que cubren contra la inflación y aún ofrecen un rendimiento positivo en pesos como en dólares, pues el tipo de cambio oficial avanza a un ritmo más lento que los precios y el “blue” y el “liqui” incluso están más baratos que seis meses atrás (cedieron 11% y 3%, respectivamente).

En este abanico figuran los bonos Boncer, con vencimientos entre 2021 y 2028 y tasas internas de retorno en un rango de 1% a 7% anual por encima de la inflación. En marzo, estas colocaciones bajaron fuerte de precio ante el posible cambio en la composición de la canasta ponderada del IPC del Indec, prevista para 2022.

En este contexto de un dólar “en retirada”, el carry trade sigue siendo atractivo. Pero hay que hacerlo con mucha prudencia y estar listo para revertir rápidamente la posición si es necesario en el país más volátil del mundo. No conviene olvidar que cuando el dólar se mueve, lo hace con un movimiento brusco y rápido, y puede borrar las ganancias del carry trade, como le sucedió a una multitud de ahorristas apostados en las Lebac del Banco Central en 2018, cuando se desató una violenta devaluación y escalada inflacionaria que sumió a la economía en una profunda crisis de la que aún no se recupera.

Si la evolución de los distintos tipos de cambio se alinea en el ritmo de suba dólar oficial que regula el BCRA en la plaza mayorista, la inflación le sacaría un punto de ventaja por mes a la devaluación. En el primer trimestre de el tipo de cambio oficial avanzó un 9,3%, unos 3 puntos por debajo de la inflación del período. A este ritmo, el 2021 finalizaría con una suba del dólar del 42%, frente a una inflación del 57 por ciento.

Por lo tanto, y con un escenario teórico de dólar “planchado”, los bonos en pesos arrojarían un beneficio anual de 2% a 10% en dólares, aún cuando apenas le “empaten” a la inflación.

Frente a una inflación esperada del 45% anual, los bonos en pesos ofrecen rentabilidades anuales en un rango del 44% al 52%

A la vez, si se mira en retrospectiva, el dólar oficial acumuló una suba de 41,7% en un año (a $65,16 mayorista el 8 de abril de 2020), casi lo mismo que la inflación del período, mientras que el dólar libre ganó 66,7%; el dólar MEP, un 52,3%, y el “contado con liqui”, un 56,9%, todas tasas por encima de los rendimientos de los bonos en pesos.

Javier Casabal, estratega de Renta Fija de la firma de inversiones AdCap, ve posible “hacer carry con los Boncer, mientras los tipos de cambio se mantienen planchados por un par de meses, de cara a las elecciones”, pero propone también “entrar bonos soberanos, que están baratísimos y pueden subir en un escenario bueno -con un buen acuerdo con el Fondo, prudencia fiscal y monetaria-, mientras que en uno malo -se sigue demorando el acuerdo y hay desbande fiscal y por ende, monetario-, te deberían proteger a través de un contado con liqui que se dispara.

“La cosecha empieza a liquidar también, por lo cual, dólares hay. Incluso, en otro contexto, el billete hasta estaría bajando. No sucede quizás porque hay algo de demanda que absorbe esa mayor oferta, y que tiene que ver en parte con el desarme de posiciones por parte de los grandes fondos de afuera”, evaluó Nicolás Chiesa, director de Portfolio Personal Inversiones.

Un atraso cambiario hasta las elecciones tendrá como correlato un período acotado de carry trade (Moroni)

“El carry trade fue bastante prolongado: el dólar estuvo planchado por varios meses, con rendimientos en pesos interesantes. Pero la curva de pesos, a su vez, fue comprimiendo mucho también y hay quienes buscan dar vuelta ya esa posición para no exponerse a un cambio de condiciones”, advirtió Chiesa.

Para Irina Moroni, economista Jefe de la Fundación Capital, “la política de atraso cambiario hasta las elecciones, tendrá como correlato un período acotado de carry trade. Cercano al comienzo del período eleccionario, cuando también finaliza la cosecha gruesa, se incrementarán las presiones sobre los dólares financieros, en un marco de pasivos monetarios en alza que suman incertidumbre. Tres factores serán claves para monitorear el rumbo de la política cambiaria post-comicios: el nivel de las reservas netas, el acuerdo con el FMI y la evolución de la brecha cambiaria”.

SEGUIR LEYENDO

El FMI pronosticó una recuperación del 5,8% para la economía argentina, pero privados creen que puede llegar al 8%

Impulsados por el escaso movimiento del dólar, los depósitos en UVA siguen en crecimiento

¿La quietud del dólar tiene patas cortas?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba