Salud

¿El entrenamiento de resistencia es efectivo para bajar de peso?

Los cambios en el estilo de vida y un plan de alimentación se consideran la piedra angular para el tratamiento de la obesidad / (Getty Images) (Nastasic/)

La obesidad es una patología que gana terreno en el planeta. Los cambios en el estilo de vida y un plan de alimentación son esenciales para revertir esta situación, además de ejercicios, e intervenciones dietéticas y conductuales para optimizar la pérdida de peso. En cuestión de actividad física, habitualmente se recomienda el ejercicio aeróbico como principal. Sin embargo, un estudio indicó que los individuos que luchan con su peso y que no pueden hacer entrenamientos cardiovasculares pueden ir al gimnasio y aún ver resultados positivos gracias a las actividades de resistencia.

El entrenamiento aérobico involucra grandes grupos de músculos y se realiza de manera continua o intermitente durante un período prolongado, como andar en bicicleta, nadar, trotar o correr. Por otro lado, al ejercicio de resistencia (como puede ser realizar movimientos repetidos) se ha considerado menos efectivo debido a la evidencia insuficiente sobre los efectos en la reducción del peso corporal o el índice de masa corporal (IMC).

Una investigación de la Universidad Edith Cowan (ECU), realizada en el Instituto de Análisis de Medicamentos para el Entrenamiento (EMRI), reveló que, aunque la percepción generalizada es que el ejercicio cardiovascular es importante para perder peso, el entrenamiento de resistencia puede reducir el consumo de calorías. El investigador principal y estudiante de doctorado, Pedro López, afirmó que los hallazgos, publicados en la revista especializada Obesity Review, confirmaron que esta clase de actividad puede tener un gran impacto en la masa grasa, la masa muscular y la reducción de peso.

CrossFit gimnasio
Según los expertos, establecer cómo era el comportamiento del organismo ante el ejercicio de resistencia era necesario

En palabras de López, “por lo general, cuando hablamos sobre la obesidad, la composición corporal o la pérdida de peso, solo escuchamos sobre ejercicios cardiovasculares. Este artículo revela que podemos utilizar el entrenamiento de resistencia y obtener resultados significativos con un plan de alimentación basado principalmente en el descuento calórico”.

“Podemos reducir la proporción de grasa corporal, la masa de grasa corporal total, el peso corporal y el IMC. Cuando evalúas la literatura, estos resultados son muy parecidos a un entrenamiento cardiovascular con restricción calórica en adultos obesos o con sobrepeso”, resaltó el experto. Al tiempo que destacó que “era necesario que las personas que luchaban contra el peso tuvieran opciones más allá del ejercicio cardiovascular. “Este grupo también puede sentirse incómodo ante la perspectiva de 30 o 40 minutos en una caminadora o una bicicleta. Se lesionarán las rodillas, las articulaciones, los ligamentos, entre otros riesgos, porque tienen que mantener todo el peso de su cuerpo durante la práctica de muchos ejercicios cardiovasculares”, explicó.

El especialista indicó que, según su análisis, “el entrenamiento de resistencia también compromete a otras aristas importantes cuando se trata de perder peso, como desarrollar o preservar la masa muscular. El estudio también demostró que el entrenamiento de resistencia fue efectivo para evitar la pérdida de masa muscular al disminuir el nivel calórico menor que se consume”.

Las formas más efectivas de reducir el porcentaje de grasa corporal y la masa grasa corporal total fueron las intervenciones que involucraron entrenamiento de resistencia y restricción calórica / (Istock)
Las formas más efectivas de reducir el porcentaje de grasa corporal y la masa grasa corporal total fueron las intervenciones que involucraron entrenamiento de resistencia y restricción calórica / (Istock) (Getty Images/iStockphoto/)

En consecuencia, según señalaron los expertos, las intervenciones que involucraron entrenamiento de resistencia y restricción calórica fueron las más efectivas para reducir el porcentaje de grasa corporal y la masa grasa corporal total en comparación con los grupos sin intervención. Pero eso no es todo, ya que incluso se observaron resultados significativos después del ejercicio combinado de fuerza y aeróbico y el entrenamiento de fuerza solo en comparación con los controles de participantes sin entrenamiento.

Por otro lado, la práctica de fuerza sola fue más eficaz para elevar la masa magra en comparación con los controles sin entrenamiento, mientras que la masa magra se mantuvo después de las intervenciones que incluían entrenamiento de fuerza y restricción calórica. Según indicaron los expertos, los resultados se observaron consistentemente en todos los grupos de edad y sexo; en los cuáles también se evidenció una reducción en la adiposidad localizada y en las medidas de peso corporal luego de ejercicios combinados de fuerza y aeróbicos y programas que incluían restricción calórica.

Pese a estos datos, los científicos resaltaron que su trabajo no se centró en comparar el ejercicio cardiovascular y el de resistencia. Si no que, sin importa de qué individuos se trate, “si desea ajustar el peso, es importante reducir su consumo de calorías”. “No obstante, en conclusión, este estudio proporciona evidencia de que los programas de ejercicio de resistencia son efectivos y deben considerarse dentro de cualquier programa de terapia multicomponente cuando se utiliza la restricción calórica en personas con sobrepeso u obesidad”, concluyó López.

Seguir leyendo:

Cómo empezar a hacer actividad física pasados los 40 años

Desde los niños a los adultos mayores: qué tipo de ejercicio debe realizar la persona según la OMS

Mantenerse activo físicamente protege contra el envejecimiento del cerebro

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba