Salud

Qué le pasa al corazón ante el impacto de la variante Ómicron del coronavirus

Los investigadores enfatizaron en que una tecnología, como la ecocardiografía, podría ayudar a tomar mejores decisiones en la atención de los pacientes (Getty) (Morsa Images/)

La humanidad está atravesando el cuarto año de pandemia por el coronavirus. Desde hace más de un año, la variante del virus Ómicron y sus linajes han conseguido propagarse en todo el mundo. Se creía que su impacto era leve, pero la infección con Ómicron también puede hacer que los pacientes necesiten hospitalización y generar alteraciones en el corazón, entre otros problemas.

Investigadores de Israel llevaron a cabo un estudio para averiguar cuáles eran las alteraciones cardíacas causadas por la infección con variante Ómicron.

Descubrieron diferencias entre el impacto por esa variante de preocupación y el de la cepa original del coronavirus que circuló en el inicio de la pandemia. Ómicron se identificó por primera vez en noviembre de 2021 y tiene un gran número de cambios en su proteína de la Espiga en relación con la del virus de tipo salvaje.

En Israel, se hizo un estudio para averiguar cuáles eran las alteraciones cardíacas causadas por la infección con variante Ómicron en pacientes hospitalizados (REUTERS/ Ammar Awad)
En Israel, se hizo un estudio para averiguar cuáles eran las alteraciones cardíacas causadas por la infección con variante Ómicron en pacientes hospitalizados (REUTERS/ Ammar Awad) (AMMAR AWAD/)

Los investigadores, que publicaron el trabajo en la revista Journal of the American Heart Association, enfatizaron en que una tecnología, como la ecocardiografía, podría ayudar a tomar mejores decisiones en la atención de los pacientes. La ecocardiografía consiste en un examen que utiliza ondas sonoras para crear imágenes del corazón.

La información sobre las manifestaciones cardíacas de la variante Ómicron de COVID-19 era limitada antes del estudio. Por eso, Yan Topilsky, del Departmento de Cardiología del Centro Médico Tel Aviv Elihab Ghantous, de la Universidad de Tel Aviv, y otros colegas, hicieron una evaluación prospectiva sistemática con ecocardiografías de 162 pacientes hospitalizados con la variante Ómicron y los compararon con pacientes reclutados de forma similar que habían tenido el COVID en 2020.

En comparación con la cepa original del virus, los pacientes con Ómicron presentaban un menor tamaño ventricular derecho, una mejor función ventricular derecha, un mayor índice de volumen sistólico y una menor presión pulmonar media e índice de resistencia vascular pulmonar. Sin embargo, la prevalencia de disfunción sistólica o diastólica ventricular izquierda era similar a la de los pacientes que habían tenido el COVID en 2020.

COVID, Coronavirus, SARS-CoV-2, COVID-19, Ómicron
El trabajo permitió comparar, a través del uso de la ecocardiografía, pacientes con la variante Ömicron con pacientes que tuvieron el COVID con la cepa original del coronavirus en 2020

Los investigadores señalaron que “numerosos parámetros ecocardiográficos se asociaron con una mayor mortalidad intrahospitalaria” o a la “necesidad de ventilación mecánica o mortalidad .

“La ecocardiografía demostró ser una importante herramienta pronóstica para predecir la mortalidad y la necesidad de ventilación mecánica, ayudando así a clasificar a los pacientes ingresados con Ómicron”, afirmaron en el estudio.

En diálogo con Infobae, el doctor Eduardo Perna, ex presidente de la Federación Argentina de Cardiología, consideró tras leer el estudio realizado en Israel: “El trabajo es muy interesante porque compara, a través del uso de la ecocardiografía, pacientes con la variante Ömicron y la cepa original del coronavirus. Pero además compara los cambios asociados al COVID en un grupo que disponía de un ecocardiograma previo”.

corazón, cardíaco
El estudio se hizo con ecocardiogramas, que es una tecnología que usa ondas sonoras para producir imágenes del corazón (Yuichiro Chino/)

En los resultados del estudio —señaló el doctor Perna— se observó que el compromiso del ventrículo derecho es de menor extensión con Ómicron, posiblemente por una enfermedad vascular y del parénquima pulmonar más atenuada.

“De acuerdo al estudio, la afección del ventrículo izquierdo es similar en ambos grupos de pacientes y generalmente reflejan afección previa a desarrollar el COVID. Pero hay que destacar que aun así casi la mitad de los pacientes hospitalizados con Ómicron tiene anormalidades de diferente magnitud en el ecocardiograma o ecocardiografía, más frecuentemente del lado derecho, y algunas de esas anormalidades en el corazón pueden asociarse a peor evolución”, afirmó.

Para el especialista, los resultados del estudio en Israel indican que “hacer una ecocardiografía en los pacientes hospitalizados puede ayudar a identificar casos con mayor riesgo de mortalidad y necesidad de ventilación mecánica”.

Como medida para cuidar al corazón, en el contexto de la pandemia, es clave que las personas con patologías cardiovasculares sigan los controles y el tratamiento que les corresponda
Como medida para cuidar al corazón, en el contexto de la pandemia, es clave que las personas con patologías cardiovasculares sigan los controles y el tratamiento que les corresponda (Getty Images/iStockphoto/)

¿Qué se recomienda entonces hoy para cuidar el corazón frente al riesgo de adquirir la infección por Ómicron? “Lo que recomendamos a todos los pacientes frente al riesgo de desarrollar COVID es la vacunación, incluyendo las dosis de refuerzo, para reducir el riesgo de formas más severas. También se debe mantener un tratamiento adecuado de las afecciones cardiovasculares preexistentes, y extremar medidas preventivas ante la posibilidad de contagio. Si notan síntomas, deben hacer la consulta médica”, explicó.

En tanto, el médico cardiólogo Ricardo Speranza, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Nacional Posadas, comentó que en la Argentina, posiblemente por el efecto de la vacunación, la internación de pacientes por Ómicron ha sido muy baja respecto a la situación de 2020. Por eso, es difícil comparar entre ambas poblaciones.

El doctor Speranza precisó qué deberían tener en cuenta las personas después de haber tenido COVID con respecto al sistema cardiovascular. “No todos los pacientes que hayan tenido el COVID-19 tienen que hacerse un chequeo cardiológico. Si el paciente no tiene factores de riesgo, ni cardiopatías, tuvo un COVID leve y no tiene síntomas cardiológicos, no requeriría un chequeo cardiológico”, aclaró.

La vacunación con refuerzos contra el COVID-19 es una medida para reducir el riesgo de requerir hospitalización si la persona queda expuesta al coronavirus (Carl Court/Pool via REUTERS)
La vacunación con refuerzos contra el COVID-19 es una medida para reducir el riesgo de requerir hospitalización si la persona queda expuesta al coronavirus (Carl Court/Pool via REUTERS) (POOL/)

En un consenso de posición elaborado por la Sociedad Argentina de Cardiología, se especificó que si un paciente tiene cardiopatía o factores de riesgo cardiológicos, como hipertensión o diabetes, sí está indicada una consulta de rutina con el cardiólogo después del COVID.

También deberían hacer la consulta cardiológica los pacientes que tuvieron el COVID sin internación hospitalaria que tienen síntomas como falta de aire, fatiga, palpitaciones, taquicardia o dolor precordial.

“Hay evidencias científicas que demuestran que haber tenido el COVID puede aumentar significativamente el riesgo de enfermedad cardiovascular”, comentó en diálogo con Infobae el médico Mario Boskis, miembro de la Sociedad Argentina de Cardiología. “Es importante que los pacientes estén muy atentos después de la infección y que consulten si tienen síntomas como palpitaciones, dolor de pecho, mareos o falta de aire. Los profesionales de la salud podrán diseñar un chequeo a medida de su situación”.

Seguir leyendo:

COVID en 2023: qué tratamientos funcionan contra Ómicron y sus linajes

“Kraken”, la nueva variante de Ómicron, ya está en Chile y Brasil: qué se espera para el resto de América Latina

Las 4 claves que cambiaron el curso de la pandemia en 2022

Entre estigma y vergüenza: cómo viven los pacientes con COVID prolongado

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba