Política

Francisco Echarren: “Si nos va bien en la Agencia, el cannabis de uso adulto legal será una realidad”

Francisco Echarren es el flamente presidente de la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y el Cannabis Medicinal

Francisco Echarren vio por primera vez un cigarrillo de marihuana a los 15 entre los dedos de algunos de sus compañeros de la Escuela Normal 2 de La Plata. Tres años después, recién, aspiró el humo de un porro por primera y única vez, una noche de diversión con sus compañeros de las inferiores de Gimnasia y Esgrima. Eran los ‘90 y, en el contexto de un enorme desconocimiento, la flor de la planta de cannabis estaba vista socialmente como un pasaporte al infierno.

“Me dio tanta culpa que nunca más”, sonríe ahora que el tiempo pasó, muchos prejuicios cayeron por su propio peso y él, como todo el mundo, tiene amigos y familiares que cultivan la planta milenaria o consumen sus aceites medicinales. Echarren tiene 43 años y una vida intensa que lo llevó de la venta ambulante al fútbol de tercera división en Europa, de la Facultad de Derecho a la militancia política, desde donde se convirtió, a los 30, en el intendente más joven de la historia de su ciudad, la bonaerense Castelli, y ya transcurre su tercer mandato.

Carrera vertiginosa, peronista de Néstor y Cristina y muy cercano a Sergio Massa, Echarren cree en la política como herramienta de transformación social desde que se enteró, de niño, que su casa era una vivienda social construida por el Estado y veía a su mamá salir en bici todas las tardes para militar en una Unidad Básica y ayudar a los vecinos.

Sergio Massa presento Agencia de Cannabis
Echarren, al lado de Aníbal Fernández en la presentación que hizo Sergio Massa de la ARICCAME, días atrás en el Ministerio de Economía

Aquel adolescente culposo probablemente haya imaginado muchas cosas para su vida adulta pero difícil creer que sospechara que dos décadas y media más tarde se convertiría en el primer presidente de la historia de la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y del Cannabis Medicinal (ARICCAME).

“Fumé una sola vez, una seca a los 18 años y me sentí tan culpable que nunca más probé nada. De verdad. Nunca jamás consumí nada de nada. Creo que el deporte me formateó de esa manera y tenía en la cabeza las boludeces que se decían, que es la puerta de entrada a otras drogas, que no lo iba a poder manejar”, comenta en su flamante despacho de ARICCAME en el séptimo piso del Ministerio de Economía, con una vista for export al Bajo de Buenos Aires, Puerto Madero, el río y más allá.

– Pasó el tiempo de aquella aventura culposa y el cannabis tomó otro lugar en la sociedad. ¿Cómo llegó a usted esta reconsideración de la planta?

– La historia mía con el cannabis tiene que ver con la historia mía en la política. Empecé a prestar atención porque los viejitos de Castelli no podían acceder al aceite y me decían que les mejoraba la calidad de vida. Y empecé a comprarles a título personal por Mercado Libre. Después, gracias al secretario de Salud, Mariano Aquino, que se especializa en cuidados paliativos, me metí más a fondo, él me empezó a hablar sobre el tema y lo empecé a ver desde lo económico como una oportunidad para nuestra ciudad.

Te puede interesar: Suscribite a la newsletter Señales de humo para conocer mejor el mundo del cannabis

En 2019, Echarren creó en Castelli un departamento de investigación del cannabis dentro del hospital local y adhirió a la ley de uso medicinal que, hasta 2020, sólo permitía la investigación y el desarrollo pero no posibilitaba el acceso a la sustancia para los usuarios.

Según estima Francisco Echarren la industria del cannabis en Argentina permitirá la creación de 5.000 nuevos puestos de trabajo en el primer año de actividad (EFE/Mauricio Dueñas/Archivo)
Según estima Francisco Echarren la industria del cannabis en Argentina permitirá la creación de 5.000 nuevos puestos de trabajo en el primer año de actividad (EFE/Mauricio Dueñas/Archivo) (EFEI0023/)

“Mi primera sorpresa con esto fue ahí. En Castelli teníamos una oposición muy derechizada y así todo aprobaron la ordenanza para crear la primera empresa mixta de cannabis de la Provincia de Buenos Aires, pero nos encontramos con que Personas Jurídicas del gobierno provincial, cuando vio el objeto cannábico, nos puso 80 observaciones y no las pudimos cumplimentar nunca. Eso frenó el proyecto”.

A poco de asumir Sergio Massa al frente del Ministerio de Economía, el ex titular de la Cámara de Diputados lo llamó y le propuso ponerse al frente de la Agencia, creada por la ley que había sido votada en mayo de 2021 pero pendiente del decreto reglamentario que la constituyera. El fin de la ARICCAME es, entre otros, justamente que se terminen esos obstáculos burocráticos y se ponga en marcha una industria que promete generar dinero y fuentes de trabajo.

– ¿Qué es para usted lo más importante que tiene por delante la Agencia?

– Que el Estado garantice el acceso barato para mejorar la calidad de vida de la gente. Es uno de los tantos desafíos del Estado en esta industria. El sistema de salud público es central para el desarrollo del cannabis y para que no sólo esté pensado como una industria. La idea del ministro Massa para que la regulación sea positiva es que el Estado esté para incentivar, para impulsar, acompañar y no para trabar. En ese sentido también surge lo de la ventanilla única.

– La legalización de la industria del cannabis pone a Argentina a competir en un sector que promete un crecimiento exponencial en poco tiempo. ¿Qué ventajas le ve al país respecto de otras naciones productoras?

– Tiene muchas ventajas comparativas. Productivas, la geografía y la potencialidad en cuanto al cultivo como país productor agrícola. Social, porque tenemos un mercado interno muy fuerte que nos diferencia a favor de países de la región. Y económicas en cuanto a los costos productivos para inversiones locales y extranjeras. Es un desafío y una gran oportunidad.

Francisco Echarren
"Empecé a prestar atención porque los viejitos de Castelli no podían acceder al aceite y me decían que les mejoraba la calidad de vida", contó Echarren, actualmente intendente de la ciudad bonaerense de Castelli

– ¿Se les va a dar lugar a las cooperativas y pequeños productores como indica la ley?

– Hay un modelo interesante que es el marroquí. El cannabis es un dinamizador de economías regionales y estoy convencido de que hay que ensanchar la base de la pirámide para incluir a este sector. Venimos a potenciar oportunidades. El Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) está observando la constitución de cooperativas con objeto cannábico.

– Los pequeños productores y cultivadores que salieron de la clandestinidad están preocupados porque temen que los grandes capitales los desplacen.

– Sergio Massa me pidió que esto dinamice las economías regionales y eso difícilmente se logre concentrando. Toda industria que no es regulada tiende a concentrarse. Esta Agencia tiene que encontrar equilibrios. Es positivo que venga inversión extranjera y se desarrollen y se generen puestos de trabajo. Es bueno que se desarrollen economías regionales. Y es bueno que el Estado piense en una industria donde garantice productos de calidad a un precio accesible en el mercado interno. Ese es el gran equilibrio que tenemos que encontrar.

– ¿Cómo cree que se logra?

– Y para eso hay que idear un proceso burocrático ágil, que no sea una traba para nadie. Hay que generar alivios fiscales e incentivos con créditos blandos. Todo eso está en la cabeza del ministros Massa y en los próximos meses él irá anunciando. Es una gran oportunidad para Argentina. Se está discutiendo el rol del cannabis en el código alimentario, en la industria farmacológica y medicinal, en la de la cosmética, tenemos experiencias de otros países que han sabido ser inteligentes para no amputar ninguna vertical del negocio. El cannabis no es sólo una industria, este proceso tuvo una participación popular muy fuerte.

Te puede interesar: El plan que tenía Belgrano para cultivar cannabis en el suelo de la Patria

– Aplica la célebre frase de Evita “donde hay una necesidad nace un derecho”.

– Es que el cannabis es justicia social. Argentina va a ser líder pronto en la región. A nivel global la industria del cannabis ya supera la del vino así que imagínese el desarrollo privado que esto va a tener.

– La ley votada el año pasado incluye a las provincias en la toma de decisiones. ¿Esto se va a respetar?

– El miércoles pasado ya mandé una nota a todos los gobernadores invitando a que designen representantes para el Consejo Federal, que se va a reunir pronto con Massa. Ese será el corazón de la agencia porque le va a dar capilaridad. Vamos rápido para constituirlo.

– ¿También habrá un Consejo Consultivo donde se integren no sólo organismos del Estado sino actores del mundo cannábico?

– Sí, es muy importante porque será un espacio de escucha hacia el sector. Pretendemos nutrirnos de eso. La Agencia viene a reconocer y ordenar una realidad existente y entendemos que hay productores, empresarios y dirigentes que hace muchos años transitan el camino del cannabis medicinal y el cáñamo industrial y queremos que sean parte de la planificación y de la toma de decisiones.

La creación de la ARICCAME permitirá el desarrollo de la industria legal de la planta de cannabis para fabricar aceites, cosméticos, telas y alimentos, entre otros productos (EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo)
La creación de la ARICCAME permitirá el desarrollo de la industria legal de la planta de cannabis para fabricar aceites, cosméticos, telas y alimentos, entre otros productos (EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo) (EFEI0500/)

-Muchos capitales argentinos se fueron a invertir en la industria del cannabis a países de la región, especialmente Uruguay y Colombia. ¿Está en los planes repatriarlos?

– La mayoría se quiere venir. Hay una demanda enorme de empresarios que en su momento se fueron a Uruguay pero no encontraron el modelo de negocios rentable allá y hoy, no sólo porque no les fue como creían sino por las ventajas comparativas del mercado interno argentino, quieren venir a invertir al país. Va a haber un éxodo de inversiones.

-En Uruguay uno de los grandes problemas es que los que producen sólo CBD (cannabidiol) no encontraron demasiado interés en el mercado internacional, que les demanda mucho más la molécula de THC (tetrahidrocannabinol) y la paga diez veces mejor. ¿Qué piensa usted del THC?

-Uruguay no pensó el cannabis para su mercado interno sino como una commodity hacia afuera. Esa es la gran diferencia. Nosotros tenemos un mercado interno muy demandante. Sobre el TCH es una gran discusión el límite permitido y la vamos a dar en los próximos meses con la reglamentación de la ley.

– El THC es importante para algunas patologías, no sólo para el uso adulto. ¿Se va a tener en cuenta eso a la hora de reglamentar la ley?

– Sí. La Agencia no puede empezar retrocediendo. Otros países fueron muy conservadores con el límite de THC y después eso les generó un problema no sólo industrial sino sanitario. Te limita la producción porque el THC es necesario para que la sustancia cause el efecto deseado y te condiciona en lo que producís para exportar. No estoy cerrado a ninguna discusión ni me interesa imponer nada pero la Agencia no puede empezar retrocediendo.

Francisco Echarren cannabis
Echarren visitó el último fin de semana el Festival de Cannabis de Mar del Plata, su primera actividad pública desde que es presidente de ARICCAME

-No tiene entonces un prejuicio negativo con el THC.

– No, para nada.

– ¿Tiene una estimación sobre lo que puede aportar a la economía este nuevo sector?

– Diez mil millones de dólares en diez años, siendo conservadores, por exportación. En fuentes de trabajo estimamos sumar 5.000 nuevos puestos en el primer año, la mayoría jóvenes. Es un boom esto, Fernando.

– ¿Qué modelos o procesos productivos en la industria del cannabis en el mundo le han llamado la atención?

– California. Los tipos entienden. Y tienen un Estado que deja hacer. Necesitamos que la industria funcione y recaude. Y California multiplica todos los años el presupuesto de tasas que cobra. Cada feria que hacen duplica el negocio.

– Ellos tienen legalizado el uso adulto.

– Está bien, vamos hacia eso. Si Argentina es una sociedad progresista, no es gorila. Hemos sido ejemplo mundial desde el divorcio, el aborto o el voto femenino. ¿Por qué no lo vamos a hacer con el cannabis recreativo?

Las semillas de cannabis son una fuente rica en Omega 3, 6 y 9 y es considerada un superalimento (REUTERS/Johanna Alarcon)
Las semillas de cannabis son una fuente rica en Omega 3, 6 y 9 y es considerada un superalimento (REUTERS/Johanna Alarcon) (JOHANNA ALARCON/)

– ¿Podemos pensar entonces que Argentina se encamina a regular también el uso adulto?

– Creo que en la medida que el Estado pueda regular, ordenar y pueda incentivar la industria del cannabis medicinal y cáñamo industrial se abre el camino para dar la discusión del uso adulto. Pero no es hoy el momento. El Estado tiene que demostrar capacidad e inteligencia. Una vez que lo demuestre el debate llega solo y estará casi resuelto, más allá de las posturas pasionales desde algunos lados. Está pasando en el mundo, no es que vamos a ser los primeros.

– Hablando en términos económicos, no ya de derecho individual, el mercado de consumidores para uso adulto es mucho mayor al del uso medicinal.

– No son cifras oficiales pero tengo un paper de afuera que estima que en Argentina hay 6.000.000 de personas que usan cannabis de forma adulta.

– ¿Llegará el momento de debatir la regulación del uso adulto entonces?

– Cuando la Agencia empiece a desplegarse y empecemos a discutir las leyes punitivas, que ahora quedan desfasadas, seguramente el Estado empezará a recibir escritos de abogados para la extinción penal de la ley de drogas. Ya hay abogados penalistas que quieren saber la hoja de ruta de la Agencia porque todavía, simultáneamente, existe una ley que mete en cana a los pibes por fumarse un porro. El debate de consumo adulto llegará inexorablemente y habrá que darlo, por sí o por no. El ministro de Economía nos instruyó a poner de pie una nueva industria que producirá un impacto enorme también en lo social. Una vez que haya avanzado en ese camino llegaremos a la otra discusión. Es la próxima estación. Ahora, no es lo mismo llegar con un Estado que no pudo demostrar su eficiencia a uno que fue ágil y le mejoró la calidad de vida a la gente. Si nos va bien, el cannabis de uso adulto será una realidad y si nos va mal será difícil.

Seguir leyendo:

El Gobierno presentó la Agencia de Cannabis y anunció un alivio fiscal para los productores

Una médica de 82 años que cultiva cannabis para sus nietos fue la primera compradora de semillas legales de la historia

Cannabis Conicet: el Gobierno creó una empresa pública que venderá semillas para la industria medicinal

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba